Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Cocinas y baños

Cómo limpiar el lavavajillas por dentro, ¡sin usar químicos!


Este electrodoméstico se ocupa de limpiar a fondo los utensilios de la cocina ahorrándonos tiempo y dinero. Sin embargo, si notas que los platos no salen limpios o un olor nauseabundo en su interior, ..., ¡Tu lavavajillas necesita una limpieza urgente!

Para esta labor usaremos bicarbonato de sodio y vinagre blanco, una solución económica y ecológica.

Cada cierto tiempo es muy necesario realizar una limpieza profunda de este electrodoméstico. ¿Las razones? Por una parte, el filtro del aparato va acumulando los restos de los alimentos, por lo que es susceptible a generar malos olores, moho y atascos.

Por otro lado, conviene tener presente que la cal y la propia impureza del agua hace que el aparato se acabe deteriorando y funcionando de manera incorrecta.

Por ello, es aconsejable retirar lo máximo posible los restos de comida adheridos a un utensilio (por ejemplo con papel de cocina) y limpiar este electrodoméstico al menos 1 vez al mes. Y es aquí donde intervienen productos como el vinagre blanco o el bicarbonato de sodio.

Cómo limpiar el lavavajillas por dentro

1. Limpieza del filtro

Para dejar reluciente este electrodoméstico, lo primero que debes limpiar es el filtro del aparato. Es una cesta pequeña y alargada que se encuentra en la parte baja, justo debajo de las aspas.

  • Si al desenroscar el filtro filtro del lavavajillas notas un olor fétido, es necesario que lo dejes a remojo durante 30 minutos en un cubo con 2 tazas de agua caliente, 2 tazas de vinagre blanco y un chorrito de jabón.

Tras el tiempo de remojo, es necesario que retires toda la suciedad con la ayuda de un cepillo de dientes viejo que ya no utilices. Si el filtro está muy sucio o nunca se ha limpiado, puedes dejarlo a remojo en agua caliente de 15 a 20 minutos. Después, vierte jabón y una pizca de bicarbonato de sodio. Ten cuidado de no romper ninguno de los elementos que estas manipulando.

limpiar-filtro-lavavajillas

Cuando termines de limpiar el filtro, introdúcelo de nuevo en el lavavajillas. El siguiente paso será crear una solución casera que limpie de manera eficaz todo el electrodoméstico por dentro.

2. Vinagre y bicarbonato, la solución ecológica

Las propiedades de ambos productos harán maravillas en la limpieza del lavavajillas. El bicarbonato de sodio eliminará la suciedad y el vinagre acabará con el mal olor, además de recuperar su brillo original.

  • Proceso: Coloca el filtro en el lavavajillas y extrae todos los platos y vasos que haya. Después, vierte 3 tazas de vinagre blanco (específico de limpieza) dentro del lavavajillas. En el cajetín del detergente, introduce de 2-3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Luego, programa un ciclo de lavado normal, a ser preferible a 65º centígrados.

Cuando el ciclo de lavado se haya acabado, revisa que las bandejas y aspas estén bien limpios.

3. La puerta también se limpia

Con un paño humedecido en jabón y agua, repasa la junta de la puerta y las gomas. Las gomas de este electrodoméstico también acumulan grasa, suciedad e incluso moho. Si observas que hay moho, prepara una disolución de un chorrito de lejía con agua fría y con un paño o esponja limpia las gomas.

  • Consejo: No utilices lejía para limpiar el interior de este electrodoméstico si es de acero inoxidable.

Para limpiar la parte externa del aparato, opta por agua y jabón o un quitagrasa de tu elección. Si notas que tiene mucha grasa, puedes ayudarte de un limpiador casero a base de limón, agua caliente y vinagre. No solo limpiarás la puerta, ¡también la desinfectarás!

4. Saca las aspas y límpialas

Las aspas y brazos que dispersan el agua también acumulan grasa y suciedad. Y sí, se pueden limpiar. Pero, ¡cuidado! Solo debes limpiar estos elementos una vez cada 6 meses. Además, según el modelo se pueden abrir o no. Para dejarlos impecables, sigue estos pasos:

  • Retirarlas y ábrelas. Límpialas con agua y jabón bajo el grifo. Si ves que la grasa está muy adherida, recurre a un buen quitagrasa. El mejor es el amoniaco líquido o líquido amoniacal.
  • Si las aspas no pueden abrirse, colócalas a remojo en el fregadero con agua caliente y jabón.

Cómo limpiar el lavavajillas por dentro con vinagre y bicarbonato de sodio

Con limpia máquinas comercial

Si no quieres optar por las soluciones caseras, puedes recurrir a un limpiamáquinas especial. Los hay de distintos tipos, marcas y precios. Uno de los que mejor valoración tiene por parte de los usuarios es el de Finish, un limpiamáquinas especial para quitar la suciedad, grasa y la cal.

Te aconsejamos que sigas estrictamente las indicaciones del fabricante.

Consejos para evitar los malos olores

Una vez que tengas limpio el lavavajillas, es necesario adquirir una serie de hábitos (consejos) para evitar que huela mal o se estropee.

  • Realiza esta limpieza una vez al mes si utilizas el lavaplatos a menudo.
  • Después de cada lavado, abre la puerta para que salga toda la humedad y para que no se genere moho o malos olores en tu electrodoméstico.
  • Quita todos los restos de comida de los platos antes de introducirlos en el lavavajillas.
  • Limpia el filtro del lavaplatos una vez cada dos semanas. Una vez al mes si su uso no es recurrente.
  • Coloca pieles de limón y otros cítricos en la bandeja de los cubiertos para ambientar este electrodoméstico. Cambia las pieles cada tres o cuatro lavados.