Cocinas y baños

Cómo limpiar el lavavajillas

Cómo limpiar el lavavajillas

El lavavajillas facilita mucho la limpieza de los utensilios de cocina. Sin embargo, también es uno de los electrodomésticos que más suciedad y grasa acumula, algo que puede generar malos olores.

Te enseñamos a limpiar el lavavajillas paso a paso con productos sencillos, económicos y típicos de cualquier hogar. Lo primero a tener en cuenta es limpiar es el filtro, que es la parte del lavavajillas que más suciedad acumula. En ocasiones, incluso puede llegar a obstruirse por los restos de comida y generar malos olores.

Por eso, es muy importante que, cada que vez que introduzcas un plato, lo pases primero por agua y quites todos los restos solidos de comida que puedan quedar.

Cómo limpiar el filtro del lavavajillas

El filtro del lavavajillas se encuentra en la parte interior del lavavajillas, bajo las aspas. Para extraerlo, gira y estira hacía arriba. Después, en un recipiente con agua y jabón comienza a limpiarlo con la ayuda de un cepillo (puede ser un cepillo de dientes que ya no utilizas) o un esparadrapo.

Si el filtro está muy sucio o nunca se ha limpiado, puedes dejarlo a remojo en agua caliente de 15 a 20 minutos. Después, vierte jabón y una pizca de bicarbonato de sodio. Ten cuidado de no romper ninguno de los elementos que estas manipulando.

Cuando termines de limpiar el filtro, introdúcelo de nuevo en el lavaplatos. El siguiente paso será crear una disolución casera que limpie de manera eficaz todo el electrodoméstico por dentro.

limpiar-filtro-lavavajillas

Limpiar el lavavajillas con vinagre y bicarbonato de sodio

Las propiedades de ambos productos harán maravillas en la limpieza del lavavajillas. El bicarbonato eliminará la suciedad y el vinagre recuperará su brillo.

Antes de empezar, el lavavajillas debe estar completamente vacío. Después de vaciarlo, vierte un vaso de vinagre dentro del lavavajillas y, en el cajón de las pastillas, echa bicarbonato de sodio. Cierra bien la caja de las pastillas y programa tu ciclo de lavado habitual.

Limpia las bandejas

Después de limpiar el lavaplatos con bicarbonato y vinagre, extrae las bandejas para limpiarlas. Prepara, en otro barreño, una disolución de un chorrito de jabón y agua tibia. Con un paño, trapo o esponja limpia las bandejas a conciencia.

No olvides limpiar la bandeja de cubiertos, ni la de los vasos. Si notas que tienen mucha grasa, puedes ayudarte de un limpiador casero a base de limón, agua caliente y vinagre. No solo limpiarás las bandejas, ¡también las desinfectaras!

Limpia la junta de la puerta y las gomas

Con un paño humedecido en jabón y agua, repasa la junta de la puerta y las gomas. Las gomas de este electrodoméstico también acumulan grasa, suciedad e incluso moho. Si observas que hay moho, prepara una disolución de un chorrito de lejía con agua fría y con un paño o esponja limpia las gomas.

  • Consejo: No utilices lejía para lavar el interior del lavaplatos si es de acerco inoxidable.

En el mercado se puede encontrar una gran variedad de productos específicos (limpia máquinas) para limpiar el lavavajillas. Si se opta por esta opción es muy recomendable seguir las instrucciones del fabricante.

Consejos para mantener el lavavajillas limpio

  • Realiza esta limpieza una vez al mes si utilizas el lavaplatos a menudo.
  • Después de cada lavado, abre la puerta para que salga toda la humedad y para que no se genere moho o malos olores en tu electrodoméstico.
  • Quita todos los restos de comida de los platos antes de introducirlos en el lavavajillas.
  • Limpia el filtro del lavaplatos una vez cada dos semanas. Una vez al mes si su uso no es recurrente.
  • Coloca pieles de limón y otros cítricos en la bandeja de los cubiertos para ambientar este electrodoméstico. Cambia las pieles cada tres o cuatro lavados.

Además