Limpieza y orden

Lejía: desinfecta y limpia en profundidad

Lejía: desinfecta y limpia en profundidad

La lejía es un producto imprescindible en los hogares. Su eficacia en la desinfección de superficies, limpieza de electrodomésticos, variedad y bajo coste lo coronan como el mejor desinfectante del hogar.

Su fama se debe a que es un excelente agente antiséptico, actúa contra la suciedad, manchas, gérmenes y malos olores. Lo hace liberando oxigeno activo, que ataca y descompone las proteínas destruyendo los microbios. Se obtiene de sal común, agua y oxigeno y después de su uso, vuelve al medio ambiente, en donde se degrada en apenas cinco minutos.

  • ¿Sabías que...? Su invención se le atribuye a Claude louis Berthollet, quien descubrió que el hipoclorito de sodio blanqueaba las telas en 1785.

Con la lejía debemos tener cuidado. Antes de usar este producto, es muy importante que te pongas unos guantes. En concentraciones de 5% con un pH=11, la lejía puede irritar la piel. En concentraciones superiores al 10% con un pH=13, es corrosivo.

Dependiendo de la concentración del producto, puede causar quemaduras e irritaciones en la piel. Por ejemplo, la lejía con detergente es menos corrosiva y tiene más usos que la lejía concentrada.

Como desinfectante

Destruye virus, bacterias y hongos en cualquier superficie. Podemos usarlo en:

  • Pomos de las puertas o timbres.
  • Limpieza de grifos.
  • Limpieza de electrodomésticos. Pasa un paño empapado en lejía y desinfectarás todas las superficies.
  • Elimina malos olores de la lavadora. Para ello, programa un ciclo de lavado normal con agua caliente y lejía.
  • Desinfecta la nevera. Pasar un paño con lejía destruye los gérmenes que pueden acumularse en nuestro frigorífico.
  • Desinfecta y blanquea el inodoro gracias a que es apto para superficies de porcelana como fregaderos, lavabos o bañeras.
  • Elimina el moho que provoca la humedad.

Es importante seguir las instrucciones del fabricante. En superficies, se recomienda dejar actuar unos 15 minutos y después aclarar con agua.

Blanquea la ropa y quita las manchas

Además de eliminar el mal olor que producen gérmenes y bacterias, la lejía es un excelente blanqueador. Poner a remojo las prendas blancas con manchas muy sucias, hará que estas recuperen su color. En prendas de color, en el mercado puedes encontrar una gran variedad de lejías aptas para este tipo de prendas. Si quieres saber más, pincha aquí.

Consejos

Mientras lo utilizas procura que en la estancia haya una buena ventilación. Los vapores que desprende son muy fuertes.

Evita mezclar la lejía con otros productos, pues podría desprender gases muy tóxicos para tu cuerpo.

Vierte siempre la cantidad recomendada por el fabricante para una limpieza y desinfección eficiente.

No nos cansamos de repetir: ¡Usa guantes cuando uses este producto!

Además