Hogarmania.com
Hogarmania.com

Ropa y tejidos

Cómo lavar una chaqueta de cuero en casa


Las chaquetas de cuero son piezas que nunca pasan de moda y que mejoran estéticamente con el paso de los años. De hecho, este tipo de prendas son todo un best seller en cualquier armario.

Aquí, te explicamos cómo limpiar y quitar el mal olor de una chaqueta de cuero, sin estropear su tejido y color original.

Todo amante de la moda sabe perfectamente que las cazadoras o chaquetas de cuero son un imprescindible en el armario que nunca pasan de moda. El mantenerlas es fácil, pero hay que saber cómo lavarlas si no queremos fastidiar su textura o color.

Ante todo, debes saber que no es recomendable limpiar una chaqueta de cuero en la lavadora (aunque si lo has hecho, ya sabrás que no ha sido tu mejor idea, ¿verdad?). Precisamente las chaquetas son más propensas a sufrir cambios dentro de la lavadora como encogerse, deformarse o agrietarse (en el caso de que sea una biker).

Por ello, en esta ocasión, nos centramos en cómo lavar una chaqueta de cuero, paso a paso. ¡Y recuerda! El cuero es muy delicado, por lo que debes tener cuidado cuidado y tratarlo suavemente durante todo el proceso.

Cómo limpiar una chaqueta de cuero o piel

Antes de empezar y de limpiar por primera vez una prenda, es fundamental que leas la etiqueta de lavado, planchado y secado. Esta etiqueta te mostrará exactamente la forma y temperaturas de lavado que necesita dicha prenda. Además, te permitirá conocer el tipo de cuero del cual está confeccionado la chaqueta (cuero natural, de origen animal o sintético).

En el caso de que tu chaqueta no cuente con esta información (por ejemplo cuando es una pieza de segunda mano o cuando la has heredado), intenta identificar el material de confección. Normalmente, el cuero sintético tiende a pelarse con el paso de los años mientras que el cuero de origen animal perdura y mejora con el tiempo.

Ahora bien, es el momento de limpiar tu chaqueta de cuero de forma fácil y correcta con los siguientes pasos:

1. Limpia el forro interno de la chaqueta

Lo primero que debes hacer es limpiar el forro de tu chaqueta de cuero. Para ello, en un bol mezcla agua tibia y jabón de mano para prendas delicadas. También puedes sustituir el jabón por una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre blanco.

Luego, sumerge un cepillo de cerdas suaves o paño limpio, escurre para quitar el exceso de líquido y frota suavemente sobre las zonas con manchas y en las zonas de las axilas y el cuello (zonas que están en contacto directo con el cuerpo y el sudor).

Cómo limpiar una chaqueta de piel en casa

Tanto el vinagre como el bicarbonato de sodio son excelentes productos para quitar el mal olor de la ropa y evitar la proliferación de bacterias.

2. Limpia el cuero con agua y jabón

Para limpiar la parte externa de la chaqueta, solo tendrás que recurrir a una mezcla de agua tibia y jabón pH neutro, mejor si es especial para tejidos delicados. Ahora, solo tendrás que sumergir un trapo de microfibra o cualquier otro que no suelte pelusas, escurrir bien y pasarla por todo el cuero. Procura hacer el movimiento de arriba hacia abajo.

Es importante que el trapo solo esté humedecido para no exponer al cuero a un exceso de agua y humedad.

3. Acláralo con un paño seco

Cuando hayas terminado con el enjabonado y consideres suficiente, pasa al aclarado de la chaqueta. Para ello, utiliza otra esponja o trapo humedecido con agua limpia y ve retirando todos los restos del jabón hasta que esté completamente aclarado.

Recuerda que el trapo o la esponja debe estar un poco húmeda, (no empapada), para evitar un exceso de humedad en la chaqueta.

3. Sécalo al aire libre y con percha

El penúltimo paso es secar la chaqueta de cuero para evitar que adquiera humedad y malos olores, además de que así evitamos que el material se deteriore con el tiempo. Para ello, utiliza un trapo o toalla de baño seca y pásala por la chaqueta suavemente hasta quitar todos los restos de agua.

Lo ideal, tras este paso, es colgarla en una percha y colocarla en un lugar al aire libre donde no le dé el sol. También puedes dejarla estirada sobre el respaldo de una silla o sobre una superficie plana. Lo importante de este paso es que la chaqueta no se deforme.

4. Protege la chaqueta con un acondicionador

Este paso no es fundamental pero sí recomendable: utilizar un acondicionador de cuero para hidratar y proteger el cuero de la chaqueta. El cuero es un tipo de tejido que necesita ser hidratado cada cierto tiempo.

Como son prendas que no requieren de una limpieza semanal, el paso de la hidratación cobra mucha importancia durante su limpieza.

Cazadoras de cuero

No la dejes al sol o cerca de fuentes de calor para acelerar el secado, ya que esto podría estropear el cuero.

Si tu chaqueta es de cuero sintético

Por otra parte, si tu chaqueta es de cuero sintético puedes limpiarlo en la lavadora. Hazlo con un ciclo de lavado para prendas delicadas y con agua fría (máx 30ºC). De esta forma el material no se deformará ni encogerá. Sobre el detergente, es importante que sea especial para ropa de color y tejidos delicados.

Tanto las chaquetas de cuero de origen animal como las sintéticas no necesitan suavizantes comerciales ni centrifugado. Y es mejor si se secan al aire libre y a la sombra.

Mi chaqueta de cuero huele mal, ¿qué hago?

Si notas que la chaqueta de cuero o piel tiene un mal olor, puedes utilizar bicarbonato de sodio antes del enjabonado. Mezcla un poco de bicarbonato con agua templada y con un trapo frota suavemente sobre la zona en concreto.

Otro truco para quitar el mal olor del cuero es empapar un trapo que no suelte pelusas en vinagre blanco y pasarlo por todo el cuero. El vinagre es un excelente producto para quitar el mal olor de cualquier prenda y superficie del hogar, en especial de los sofás de tela o piel.

Pero, lo más importante para evitar malos olores en tus chaquetas es ventilarlas. Por ejemplo, cuélgala en una percha y tiéndela en un sitio al aire libre donde no esté expuesto al sol y, si la usas en días lluviosos, es importante que retires el exceso de agua y de humedad para evitar que el cuero se estropee.