Ropa y tejidos

Cómo lavar una chaqueta de cuero

Cómo lavar una chaqueta de cuero

Sigue estos sencillos consejos para lavar una chaqueta de cuero y mantenerla cuidada y perfecta ¡como el primer día!

Las cazadoras o chaquetas de cuero son un imprescindible en el armario que nunca pasan de moda. El mantenerlas es fácil, pero hay que saber cómo lavarlas si no queremos estropearlas. Ante todo hay que evitar tratarla como una prenda más y tener el descuido de meterla en la lavadora si no queremos que encoja, agriete o deforme.

A continuación, te enseñamos cómo lavar una chaqueta de cuero paso a paso. ¡Y recuerda! El cuero es muy delicado, por lo que se tendrá tener cuidado y tratarlo suavemente durante todo el proceso.

Antes de empezar…

Como paso imprescindible antes de lavar cualquier tipo de material, recomendamos leer la etiqueta de la prenda.

1. Enjabonado

Mezcla en un bol agua templada y jabón suave para prendas delicadas. Sumerge una esponja o paño limpio, aprieta para quitar el exceso de líquido y frota suavemente el cuero de forma delicada para no dañar el material. Es importante que el trapo solo este humedecido para no exponer al cuero a un exceso de agua.

2. Aclarado

Una vez hayas terminado con el enjabonado y consideres suficiente, pasa al aclarado de la chaqueta. Para ello, utiliza otra esponja o trapo humedecido con agua limpia y ve retirando todos los restos del producto, hasta que esté completamente aclarada. Recuerda que el trapo o la esponja debe estar húmeda que no empapada, para evitar el exceso de agua.

3. Secado

Asegúrate que hayas retirado todos los restos de jabón y retira la humedad de la chaqueta para evitar que el material se deteriore. Utiliza un trapo o toalla seca y pásala por la chaqueta suavemente hasta quitar el exceso de agua.

Además, es muy importante utilizar un acondicionador de cuero para hidratar la chaqueta. El cuero hay que hidratarlo cada cierto tiempo y tras el lavado cobra mayor importancia este paso.

Para que la chaqueta se seque por completo, déjala estirada sobre el respaldo de una silla, sobre una superficie plana o colgada de una percha para que no se deforme. No la dejes al sol o cerca de fuentes de calor para acelerar el secado, ya que esto podría estropear el cuero.

Cazadoras de cuero

Y para el mal olor...

Si notas que la chaqueta tiene un mal olor, puedes utilizar bicarbonato antes del enjabonado. Mezcla un poco de bicarbonato con agua templada y con un trapo frota suavemente sobre la zona en concreto. Después, es importante que retires el exceso de agua y de humedad para evitar que el cuero se estropee.

Además