Plantas

Filodendro erubescens

Filodendro erubescens

Autor:

El filodendro erubescens es una planta de interior característica por sus hojas grandes.. Conoce las características y cuidados de este filodendro de la variedad erubescens.

Nombre común: Filodendro 

Nombre científico: Philondendron erubescens 

Origen: Sudamérica 

Luz: necesidad de luz alto o muy alto, nunca sol directo 

Temperatura ideal: 16-21 ºC 

Temperatura mínima: 3-6 ºC 

Riego: verano: riego moderado; invierno: dejar secar la capa superficial entre riegos 

Fertilización: verano cada 3 semanas; invierno cada 2 meses

Descripción

El filodendro  erubescens se caracteriza por sus grandes hojas en forma de flecha y su pecíolo de coloración rojiza. Es un filodendro trepador, por lo que según va creciendo su tallo se alarga creando raíces aéreas que se introducen en los distintos soportes, dando rigidez a la planta en la búsqueda continua de la luz dentro del sotobosque tropical húmedo de donde es originaria.

Las nuevas hojas son de color verde brillante, pero al madurar adquieren tonalidades de verde más oscuro. El filodendro de la foto es de la variedad "Red Emerald", con hojas de verde claro fresco que resaltan sobre los tallos rojos.

Cuidados y mantenimiento

El Filodendro erubescens no tolera lugares expuestos al sol directo y agradece un entorno con luz tamizada a través de una cortina.

Riego

Durante el verano mantendremos siempre la tierra húmeda, pero sin que quede agua en el recipiente de la base del tiesto. Cada 3 semanas le añadiremos abono para plantas de hoja y durante el invierno eliminaremos el abono y reduciremos los riegos dejando que la parte superior de la tierra se seque entre riego y riego.

Hay que proporcionarle humedad ambiental rociando sus hojas periódicamente con agua tibia, lo que le ayuda a mantenerlas limpias y brillantes.

Consejos

Al principio, la mata del Filodendro (Philondendron erubescens) se mantiene sin ayuda de soporte, pero según va creciendo y saliendo nuevas hojas, el tallo se alarga y pierde consistencia, por lo que tendremos que colocarle un tutor con musgo.

Los tallos los atamos al tutor y las raíces aéreas que salen del tallo se introducirán con cuidado en el tutor, dándole a la planta la rigidez y verticalidad deseadas. Para que las raíces se adhieran bien al tutor de musgo, moja con el agua de riego el tutor para que se humedezca y promueva el crecimiento de las raíces.