Plantas

Ludisia

Ludisia

Autor:

La ludisia es una magnífica planta de interior de pequeña envergadura, compuesta por unos tallos carnosos que tienen a erguirse y de los que salen unas pequeñas hojas muy decorativas. 

Nombre común: ludisia

Nombre científico: ludisia discolor

Origen: sudeste asiático, zona tropical

Luz: de luminoso a muy luminoso

Temperatura ideal: 16-21ºC 

Temperatura mínima: 4-7ºC 

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar capa superficial entre riegos

Fertilización: pc. cada tres semanas; pd. cada dos meses 

Descripción 

La ludisia es una magnífica planta de interior de pequeña envergadura, compuesta por unos tallos carnosos que tienden a erguirse y de los que salen unas pequeñas hojas muy decorativas. Éstas poseen un color de base granate y están marcadas por unas líneas longitudinales de color rojizo más claro. 

Las hojas están cubiertas por un fino vello, lo que le otorga una textura aterciopelada. La mata no suele ser muy densa, por lo que las hojas no se montan entre sí. Además del atractivo color y dibujo de sus hojas, la ludisia se caracteriza por su elegante floración. 

De la coronación de los tallos emerge el tallo floral, que alcanza 30 centímetros de altura y queda cubierto por pequeñas flores blancas. El doble interés de su follaje y floración hace que sea una planta de interior pequeña cuyo cultivo se merece un espacio en nuestros hogares. 

Cuidados 

A la ludisia le gustan los espacios con mucha luz difusa. El sol directo dañaría el dibujo de sus hojas, por lo que la colocaremos cerca de una ventana con cortina. Los riegos tienen que ser moderados, regando la tierra cuando observemos que la parte superior se ha secado. Un exceso de agua provocará que sus carnosos tallos se pudran. 

Consejos 

Te aconsejamos cultivar la ludisia sola para poder gozar del doble interés de hoja y flor. Pero también la puedes plantar en la base de otras plantas de mayor envergadura y con tallo desnudo. Si ves que la flor tiende a caerse, coloca un pequeño tutor de madera, y si pasado un tiempo la mata tiene suficiente densidad, la puedes multiplicar fácilmente dividiendo la mata en dos.