Plantas

Singonio

Singonio

Autor:

El singonio es una planta de interior trepadora muy fácil de cultivar, aunque tiene sus secretos. Vamos a ver todos los cuidados y consejos para tener un singonio en casa. 

Nombre común: Singonio

Nombre científico: Syngonium podophyllum

Familia: Aráceas

Origen: Sudamérica

Exposición: de poco luminoso a muy luminoso. Nunca sol directo. 

Temperatura: 16-21 ºC

Ubicación: Interior

Riego: pc. moderado; pd. dejar secar capa superficial entre riegos

Abono: pc. cada tres semanas; pd. cada tres meses

Descripción

El singonio es una planta de interior resistente e ideal para aquellas personas que empiezan a aficionarse al cultivo de las plantas de interior. Es originaria de Sudamérica y posee unas hojas grandes con forma de flecha de color verde claro jaspeado con los nervios muy marcados.

En realidad es una planta trepadora, por lo que según va creciendo llega un momento en que necesita un soporte para mantenerse erguida. En una planta que para lucir todo su porte necesita espacio, ya que crea una mata abierta en la cual todas las hojas tiene su protagonismo. Para evitar la pérdida de estas hojas atenderemos a unos cuidados mínimos.

Cuidados

El singonio requiere una luz indirecta, nunca sol directo, aunque si la pones en un lugar excesivamente sombrío verás que la planta sobrevive, pero sus hojas tenderán a oscurecerse perdiendo los matices de color que aportan su singularidad. Los riegos han de ser moderados, no llegando a dejar secar la tierra entre riego y riego, y evitando el encharcamiento. 

Un exceso de agua provocará la podredumbre de las raíces y de la base de las hojas. No es muy exigente en cuanto a humedad ambiental, pero agradecerá que de ven en cuando la pulvericemos si se encuentra en ambientes excesivamente secos.

Consejos

El singonio, al adquirirlo, posee un porte compacto lleno de hojas. Según va creciendo la planta, las hojas inferiores van muriendo y aparecen otras nuevas en la parte superior. Cuando esto ocurra es el momento de entutorarla, colocándole un soporte con musgo para que las raíces aéreas que crea vayan introduciéndose entre el musgo. Si queremos mantenerla compacta, hemos de acortar los tallos trepadores en cuanto aparezcan.