Plantas

Azaleas y rododendros

Azaleas y rododendros

Autor:

Las azaleas y los rododendros son dos arbustos de tierra ácida que necesitan unos cuidados concretos a la hora de cultivarnos en nuestro jardín. En este consejo de jardinería veremos los cuidados que necesitan los rododendros y las azaleas para estar en perfectas condiciones.

Las azaleas son unos arbustos de porte medio y entre las diferentes variedades, podemos encontrar unas de floración primaveral. Estas pueden llegar a alcanzar el metro o metro y medio de altura.

Los rododendros son unos arbustos de tierra ácida que puede alcanzar los 3 o 4 metros de altura si las condiciones de cultivo son las óptimas. Además son arbustos de hoja persistente y en primavera les empieza a aparecer una yema de flor llegando a una floración espectacular. Existen diferentes colores de rododendros pero los que más abundan son los de color rosa.

Si no cultivamos ambas plantas en una tierra apropiada, en concreto en una tierra ácida, comenzaría a producirse la clorosis férrica. La clorosis férrica consiste en una carencia de hierro que hace que las hojas de las plantas comiencen a adquirir un color amarillento manteniendo la nerviación verde.

Para evitar el déficit de hierro hay de darle una sobredosis de hierro a la planta. Para ello utilizaremos quelato de hierro que hay que incorporar al agua de riego. De esta manera ayudaremos a evitar la clorosis férrica y que la planta tenga el color verde característico.

Al cultivar estas dos plantas (azaleas y rododendros) también hay que tener cuidado con el tipo de abono, ya que necesitarán un abono específico para hortensias, un abono sin sales que aumentan el PH. Además el sustrato también tendrá que ser ácido.

Por último hay que tener en cuenta que si vamos a plantar las azaleas y los rododendros, tendremos que buscar una parte del jardín que sea sombría y húmeda. También hay que evitar mezclar todo el sustrato que utilicemos con la tierra mineral para garantizar que todas las raíces comiencen a expandirse dentro del sustrato específico. Por último habrá que realizar un riego para que el cepellón quede bien compacto en la tierra.