Hogarmania.com

Aislantes

Los hidrófugos que necesitas para impermeabilizar y acabar con la humedad


Una mala impermeabilización puede traer consigo problemas de humedad, proliferación de moho, deterioro de material y filtraciones de agua. Para prevenir la humedad en fachadas, muebles de exterior, hormigón y otros materiales, lo ideal es impermeabilizarlos.

Para ello, los productos más eficaces son los hidrófugos. Estos repelen el agua y permiten que el material transpire de forma natural.


Vamos a conocer más acerca de los hidrófugos Arita, unos productos muy eficaces para impermeabilizar diferentes materiales que tienen la garantía de Grupo Protec.

¿Qué son los hidrófugos?

Los hidrófugos son productos impermeabilizantes que penetran en los poros del material donde se aplica y los tapa creando una capa transparente que evita que el agua se filtre en el material. Esta capa repele el agua y evita la proliferación de hongos y moho.

Además, es transpirable lo que hace que el vapor de agua pueda salir sin problema y no acceda la humedad al interior. Los hidrófugos no alteran la apariencia ni la textura de la superficie en la que se aplica y son transparentes.

hidrófugos

Hidrófugos dependiendo del material a impermeabilizar

Hidrófugo Arita para hormigón y piedra

hidrófugosEl hidrófugo para piedra y hormigón está pensado para impermeabilizar materiales muy porosos como el hormigón, los ladrillos, las tejas, la piedra natural o el mortero.

Hidrófugo Arita para materiales de acabado

hidrófugosEste hidrófugo evita la penetración de agua y aceite de manera eficaz. Es muy recurrido para encimeras de cocina, ya que evita las manchas de vino, de café y aceite. Perfecto para pizarra, granito, mármol y terracota entre otros.

Hidrófugo Arita para madera

hidrófugosEste producto está pensado para aplicar en madera. Ideal para el mobiliario de exterior de madera, para la maderera de pino, abeto, alerce,... No altera el aspecto natural de la madera por lo que ni se notará.

Paso a paso sobre cómo utilizar hidrófugos

hidrófugosPaso 1
Lo primero que debemos tener en cuenta es que la superficie a tratar debe estar muy limpia. Para ello, antes de aplicar el producto hidrófugo, debemos eliminar la suciedad, el moho y el polvo que pueda tener la superficie.

Podemos limpiarla con un cepillo humedecido o un trapo.

hidrófugosPaso 2
Cuando la superficie este seca, vertemos el hidrófugo en una cubeta y con un rodillo aplicamos el producto en la zona a tratar. También podemos aplicar el producto con una brocha o con un pulverizador.

Empapamos la brocha en el líquido, retiramos el exceso y empezamos a extenderlo de abajo hacia arriba.

hidrófugosPaso 3
Tras aplicarlo, dejamos secar el tiempo recomendado por el fabricante y comprobamos la eficacia de la protección echando agua con un pulverizador. Si vemos que el líquido resbala o se forman gotas, significará que el poro está totalmente sellado. Esto se debe a que cuando se seca, se crea una película protectora hidro-repelente y anti-manchas.

En caso contrario, el agua penetrará en el soporte y tendremos que dar otra mano de impermeabilizante.

Beneficios de los hidrófugos

  • Evita la filtración de agua y las goteras: el agua no podrá penetrar en los muros y la humedad no accederá a la vivienda.
  • Es muy fácil de aplicar y su tiempo de secado es bajo.
  • Son incoloros: el aspecto de la superficie y su textura no cambiará.
  • Evita el deterioro de los materiales: la humedad daña las propiedades de los materiales. Si no hay humedad ni filtraciones el material durará mucho más tiempo.
  • Versatilidad: se puede aplicar con rodillo, brocha o pulverizadores.
  • Permite que el material transpire evitando así la condensación en la superficie.
  • Evitan las manchas de salitre que se suele dar en ambientes húmedos.
  • Es un producto resistente y flexible con gran agarre a superficies porosas.
  • Se puede repintar y barnizar posteriormente sin problema.
  • Evita la aparición de moho, musgo y hongos.

hidrófugos