Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Objetos

Cómo limpiar los peluches y dejarlos como nuevos


Los peluches, grandes o pequeños, acumulan suciedad, polvo y gérmenes. Por ello, es fundamental lavarlos con regularidad. ¿Cómo? Puedes limpiarlos en la lavadora o realizar una limpieza en seco y a mano.

Te explicamos, paso a paso, cómo lavar los peluches sin dañarlos, romperlos o deformarlos en el proceso. ¡Quedarán como nuevos!


A priori, la mejor solución para limpiar los peluches es lavarlos en la lavadora. Sin embargo, ni todos los peluches se pueden meter en la lavadora ni todos los detergentes o ciclos de lavado son recomendables para esta limpieza. Recuerda, los peluches generalmente están confeccionados con tejidos delicados y son susceptibles a la aparición de bolitas o a apelmazarse en el proceso.

Además, el producto utilizado también será importante si quieres evitar que se estropee o que sus fibras se arruinen rápidamente. Con estos sencillos consejos conseguirás dejar tus peluches impecables. ¡Veamos las soluciones!

Cómo limpiar los peluches grandes y pequeños

Si los peluches no están muy sucios y contienen sólo una ligera capa de polvo, lo mejor es que pases un trapo humedecido en alcohol isopropílico (alcohol de limpieza de rápida evaporación). Otra solución es pasar la boquilla más estrecha de una aspiradora de mano o hacer uso de un rodillo quitapelusas.

Además de acabar con el polvo, este alcohol desinfectará tus peluches. Si no lo tienes a mano, puedes simplemente pasar un trapo humedecido en agua fría y jabón pH neutro.

Cómo limpiar los peluches en la lavadora

En la lavadora

Ahora bien, si tus peluches están sucios, muy sucios o presentan manchas de comida y bebida, lo mejor es que los laves en la lavadora. Te aconsejamos que, como paso previo, revises bien la etiqueta de lavado del peluche para comprobar qué detergentes y temperaturas tolera.

Después de revisar la etiqueta, examina el peluche y asegúrate de que no tenga rasgaduras o roturas en sus costuras. Si los tiene, repáralos antes de lavarlos.

Por otra parte, si tiene manchas difíciles, por ejemplo manchas amarillas, manchas de barro o manchas de sangre, primero debes tratar la mancha.

  • Manchas amarillas: En un pulverizador vierte 1 taza de vinagre blanco + 1 agua + 1/2 taza de sal. Agita bien antes de pulverizar la solución sobre la mancha. Deja que la mancha se seque con la solución y después lava el peluche como lo harías normalmente.
  • Manchas de sangre: Para quitar estas manchas recurre al agua oxigenada. Solo tienes que pulverizarlo en la zona afectada, esperar 30 minutos y lavar el peluche en la lavadora. Si lavas a mano, usa un cepillo de cerdas suaves para frotar.
  • Manchas de comida o barro: En un aerosol mezcla 1 taza de vinagre + 1 taza de agua tibia+ el zumo de 1 limón. Pulveriza sobre la zona afectada y frota con las manos hasta retirar los excesos. Después, introduce el peluche en la lavadora. Si no tienes a mano vinagre, usa un jabón específico para prendas delicadas.

Cómo limpiar los peluches en la lavadora o en seco

Una vez que hayas tratado una mancha difícil, llega el momento de meter todos los peluches en la lavadora y seguir estas indicaciones:

  • Mete los peluches en una funda de almohada para evitar que se dañen y siempre junto a otras prendas de color similar.
  • A la hora de echar los detergentes, aplica un buen chorro de amoniaco líquido para lavadoras (si son peluches de color) o de vinagre blanco (si son peluches blancos o de colores claros).
  • Selecciona un programa de lavado corto para prendas delicadas, a baja temperatura (Máx. 30º) y prescinde del centrifugado.
  • A la hora de secarlos, tiéndelos al aire libre en un lugar donde no les incida directamente el sol. Te recomendamos tenderlos de inmediato, pues la humedad de la lavadora genera mal olor en la ropa.

Con estos sencillos pasos conseguirás que los peluches estén como el primer día a pesar de los años. Lo mejor de todo es que, con un solo producto, serás capaz de eliminar manchas difíciles, mantener los colores originales de los peluches y ¡que huelan siempre a limpio!

Tanto el amoniaco líquido como el vinagre blanco de limpieza son productos económicos y respetuosos con el medio ambiente. Puedes comprarlos en cualquier supermercado, gran superficie o por Internet.

Cómo limpiar los peluches en la lavadora: productos recomendados

A mano o limpieza en seco (productos)

Otra forma rápida y sencilla de acabar con muchas de las manchas en los peluches es meterlos en una bolsa de plástico, suficientemente grande para que entre todo el muñeco, y echar dentro un buen puñado de bicarbonato de sodio. Cierra bien la bolsa, agítala de manera contundente para que el polvo se reparta bien y deja que la solución actúe durante toda la noche.

Se puede hacer la misma operación con harina de maíz refinada o con polvos de talco, pero debes tener en cuenta que se pegarán más al peluche y será un poco más difícil de eliminar los residuos por completo.

Esta técnica de lavado en seco es ideal para limpiar y desinfectar los peluches que son grandes, peluches viejos o que no se pueden meter en la lavadora.

Cómo limpiar los peluches en casa

Si es un peluche electrónico y tiene manchas difíciles, recurre a productos como el agua oxigenada, amoniaco líquido o el bicarbonato de sodio.

Cómo limpiar un peluche electrónico

Ahora bien, si el peluche a limpiar es electrónico o tiene algún componente eléctrico en su interior que le permite hacer ruido, procura limpiarlo de la siguiente manera:

  • En un atomizador vierte 30 ml alcohol isopropílico + 30 ml de agua. Agita la mezcla antes de rociarla por todo el peluche.
  • Acto seguido, espolvorea bicarbonato de sodio por todo el peluche electrónico. Debe quedar completamente cubierto con este producto.
  • Introduce el peluche en una bolsa de nylon y ciérralo. Deja que los productos actúen toda la noche o por varias horas.
  • Retira el peluche de la bolsa y con un cepillo de cerdas suaves retira el bicarbonato de sodio. ¡Quedará como nuevo!

Este truco es excelente para los peluches grandes, confeccionados con tejidos delicados y aquellos peluches que llevan algún mecanismo electrónico en su interior.

Por último, recuerda guardar tus peluches cuando estén totalmente secos, de lo contrario podrían adquirir humedad, moho y malos olores.