Setas y hongos

Kombucha: qué es, beneficios para la salud y cómo se prepara

Kombucha: qué es, beneficios para la salud y cómo se prepara

La kombucha es una bebida fermentada de té negro. Te explicamos qué es esta bebida, sus propiedades y cómo elaborarla

La kombucha es una bebida de té fermentado a partir de un hongo. El yogur, por ejemplo, también es un fermentado. Sin embargo, la kombucha se presenta como mucho más saludable que este por tratarse de un fermentado con gran cantidad de bacterias y levaduras, mientras que el yogur se forma por la inoculación de solo dos microorganismos.

El kéfir de agua o chucrut (col fermentada) son bastante similares y contienen gran variedad de microorganismos.

En la antigüedad, se conferían propiedades milagrosas y curativas a la kombucha. De hecho, es cierto que esta bebida aporta beneficios a nuestra salud, aunque nada es milagroso.

Beneficios de la kombucha

¿Cómo una bebida llena de probióticos (bacterias vivas) puede aportar beneficios para la salud? Las comidas y bebidas fermentadas contribuyen a mejorar el sistema inmunológico.

El sistema inmunitario depende de la salud intestinal y los alimentos fermentados tienen bacterias buenas que el intestino necesita. Así, estos probióticos también promueven la desintoxicación del cuerpo. A su vez, se asocia el consumo de esta bebida con mejoras en la salud cardiovascular.

La kombucha es una fuente importante de agua. Contiene azúcar (en torno al 10%) y una cantidad mínima de alcohol. Posee vitaminas del grupo B, necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular, y vitamina C.

Es fuente de minerales como el hierro, zinc, cobre y magnesio. Además, esta bebida de té negro contiene polifenoles antioxidantes.

Entre sus propiedades destacamos las siguientes:

  • Suele beberse fría como bebida refrescante e hidratante por su riqueza en agua.
  • Las vitaminas del grupo B que contiene aportan energía, mejoran la salud cardiaca y regulan el uso de carbohidratos. Unos niveles apropiados de vitamina B en el organismo ayudan a reducir la ansiedad, el estrés y mejorar la memoria.
  • Es rica en vitaminas y minerales necesarios para un correcto funcionamiento del sistema nervioso y muscular.
  • Promueve la regeneración celular.
  • Al tratarse de una bebida fermentada aumenta naturalmente la inmunidad del cuerpo.
  • La teína en pequeñas cantidades estimula el sistema nervioso central.
  • Es rica en antioxidantes.
  • Mantiene la salud de la flora intestinal, ayudando a la desintoxicación del organismo.
  • Apta para diabéticos.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Tiene propiedades antimicrobianas.
  • Reduce el riesgo de cáncer.
  • Mejora la digestión.
  • Regula el colesterol.
  • Fortalece los huesos.

Kombucha con jengibre y limón, una bebida refrescante de fermentación natural.

Kombucha, alternativa saludable a las bebidas azucaradas

La kombucha tiene un sabor dulce y ácido que aumenta el nivel de energía por su contenido en teína. Son muchos los aficionados a esta bebida tanto por sus múltiples propiedades beneficiosas como por su sabor.

Es una alternativa perfecta a las bebidas azucaradas. Y, aunque, durante el proceso de fermentación de esta bebida se produce una cantidad mínima de alcohol numerosos estudios y científicos promueven una forma eficaz de controlar el proceso de producción y que esto no se produzca.

¿Dónde comprar?

Este té fermentado puede adquirirse en herboristerías, supermercados o a través de Internet.

Kombucha, el probiótico de moda.

¿Cómo preparar kombucha?

Ingredientes:

Antes de comenzar con la preparación, hay que tener en cuenta que el cultivo de bacterias y hongos que se formará en el té puede contagiarse de agentes peligrosos presentes en el ambiente o en los utensilios que utilices durante la preparación.

Para evitarlo, desinfecta por completo la cocina y lava muy bien los utensilios que utilizarás durante el cocinado con jabón y agua caliente. Tampoco olvides lavarte las manos antes de empezar.

Elaboración:

  • Calienta el agua hasta que comience a hervir.
  • Añade el té. El tiempo de cocción dependerá del té que utilices. Si se trata de té negro, deberás dejarlo en el fuego alrededor de 10 minutos; si, por el contrario, eliges té verde, bastará con 5 minutos.
  • Endulza con panela o azúcar moreno y remueve con ayuda de una cuchara hasta que quede todo bien disuelto.
  • Retira del fuego y deja reposar durante unas 4 horas. Una vez que el té se encuentre a temperatura ambiente, filtra la infusión con un colador sobre la jarra de vidrio donde se fermentará.
  • Incorpora el cultivo de kombucha y el líquido iniciador.
  • Cubre el frasco con una toalla limpia o un trozo de tela y sujeta con una goma o cinta elástica.
  • Guarda la jarra en un lugar donde no reciba luz solar entre 7 y 14 días. Cuanto más tiempo, más cargado y amargo será el té.

Para hacer kombucha con diferentes sabores cítricos, de frutas... basta con añadir estos productos al té una vez elaborado.

Té de kombucha fermentado casero con diferentes sabores.