Hogarmania.com
Hogarmania.com

Economía

¿Cómo es la calefacción por infrarrojos?


La calefacción por infrarrojos es una alternativa en las viviendas de las ciudades, donde no hay distribución de gas. En este tipo de edificios es normal recurrir a algún tipo de calefacción eléctrica.

Por lo general, se recurre a un equipo de aire con bomba de calor. Sin embargo, el calor que aportan no es del todo confortable y reseca mucho el ambiente.

Por ello, queremos presentar aquí los radiadores de infrarrojos. Una alternativa que nos aporta un agradable confort sin los inconvenientes de otros sistemas de calefacción. No obstante, algunas personas se preguntarán, ¿qué es la calefacción por infrarrojos?

¿Qué es la calefacción por infrarrojos?

La calefacción por infrarrojos es un sistema de climatización que no se basa en el calentamiento del aire de una estancia. Por el contrario, este sistema de calefacción eléctrica emite ondas de radiación infrarroja. Esta radiación incide directamente a los cuerpos que hay en un lugar.

La radiación infrarroja es un tipo de radiación electromagnética, que aumenta la temperatura de los cuerpos sobre los que incide. Sin embargo, no calienta el aire que nos rodea. Es decir, los calefactores de infrarrojos emiten ondas que calientan directamente los objetos sólidos como paredes, suelos, muebles e incluso a las personas.

Esta manera de funcionar es totalmente contraria a los demás sistemas de calefacción. Estos, lo que hacen es generar aire caliente por convección. Funcionan calentando el aire y lo hacen circular por la habitación o vivienda.

¿Cómo funciona la calefacción por infrarrojos?

La mayoría de sistemas de calefacción transmiten el calor a través del aire. Es decir, calientan el aire que hay a su alrededor, este por diferencia de temperatura se desplaza hacia la parte alta de la estancia. Con ello se provoca un movimiento de todo el aire calentando todo el ambiente.

Por el contrario, los sistemas de calefacción por infrarrojos atacan directamente los cuerpos, sin utilizar al aire como medio de transporte del calor. Su cualidad se basa en aprovechar la radiación de rayos infrarrojos para calentar todos los objetos que están a su alcance. Una estufa de infrarrojos, por ejemplo, es una simple placa que se alimenta con electricidad para generar la radiación infrarroja.

Otros tipos de calefacción, como la bomba de calor con radiadores de baja temperatura, generan corrientes de aire para aportar calor. Esto hace que cuando se abre una ventana o puerta y se genera una corriente de aire exterior se pierde el calor acumulado.

¿Cómo es la calefacción por infrarrojos?

Una característica muy importante de la calefacción por infrarrojos es su consumo eléctrico. Aunque en principio pueda parecer elevado, suele ser un poco más eficiente que los acumuladores nocturnos.

Además, si disponemos de una instalación de paneles solares para autoconsumo podremos disponer de calefacción casi de forma gratuita. Aprovechando la luz del sol para generar la electricidad que consumen.

¿Qué clases de calefacción por infrarrojos hay?

Para clasificar los radiadores de infrarrojos, primero debemos saber más sobre el motor de esta calefacción. Es decir, sobre las ondas infrarrojas. Así, se distinguen diferentes tipos de ondas infrarrojas en función de su longitud o frecuencia. Al hablar de ondas infrarrojas debemos destacar que son parte de los rayos solares o de la luz natural que este irradia.

La luz que nos llega desde el sol está formada por un amplio espectro de radiación electro-magnética. Dentro de este espectro se encuentra la luz visible, los rayos ultravioleta y también la radiación infrarroja, entre otros. Las ondas de infrarrojos no son visibles, pero son inofensivas.

¿Cómo es la calefacción por infrarrojos?

Dentro de las ondas o radiación infrarroja distinguimos tres grupos o clases, en función de su longitud de onda:

  • Radiación infrarroja de onda corta: provocan el calentamiento de los cuerpos sin calentar el aire. Es el efecto que notamos de estar a la sombra y que nos incida el sol.
  • Radiación infrarroja de onda media: están en un rango intermedio, que oscila entre las 5 y las 35 micras de longitud de onda.
  • Radiación infrarroja de onda larga: tienen la propiedad de penetrar en los cuerpos, irradiar y reflexionar. Por ello sí tiene la capacidad de calentar el aire circundante. Por ello necesita más tiempo en sentirse su efecto.

Teniendo en cuenta las diferencias entre los diferentes tipos de radiación infrarroja, se han diseñado dos familias de calefactores de infrarrojos:

Calefactores de radiación de onda corta

Se usan en exteriores o edificios con techos muy altos, tipo salas de conciertos, pabellones deportivos, etc. Tienen un alcance de hasta 10 metros y tienen un color visible de tono rojizo. Por lo general son equipos de gran potencia, precisamente para dar servicio a las grandes estancias donde se instalan.

Calefactores de radicación de onda larga

Son radiadores pensados para lugares más pequeños. Se utilizan en viviendas, ya que su alcance no supera los 3 metros. Es por ello que son de menor potencia y no emiten ningún tipo de luz visible. Tienen la característica que al no calentar el aire que nos rodea son más rápidos y notamos su efecto casi inmediatamente.