Hogarmania.com
Hogarmania.com

Ambiente

Cómo evitar humedades en los armarios, vestidores y cajones


La humedad en los armarios y cajones puede hacer que la ropa se estropeé, huela mal e incluso puede provocar enfermedades y alergias en la piel.

Por ello, hemos recopilado las mejores soluciones naturales para evitar y quitar la humedad de los armarios de ropa, armarios empotrados y cajones de un gran vestidor.


¿Notas que tus armarios huelen mal? ¿Has localizado manchitas con puntitos negros en tus prendas favoritas? ¡Es moho e indica claramente que en tu armario se ha generado humedad, es decir, que han proliferado los hongos.

Y, precisamente, la humedad es uno de los problemas más frecuentes a la hora de limpiar y organizar la casa. Por una parte, existen casas que tienden a la humedad por razones de estructura y, otras en las que la falta de limpieza y ventilación provocan la aparición humedades y de plagas como los pececillos de plata o insectos de la humedad.

En este artículo nos centramos en las mejores soluciones naturales para eliminar la humedad de los armarios, vestidores y otros muebles.

7 trucos para eliminar la humedad del armario

Toma nota de estas sencillas soluciones para evitar y acabar con la humedad de cualquier armarios (sea empotrado o no) de casa:

1. Ventila constantemente

¿Sabías que el aire es el gran enemigo de la humead? Es muy importante que tu casa respire, es decir, que ventiles tu casa a diario, no solo para evitar humedades, sino también para mejorar la calidad de aire en tu hogar.

Y, para ello solo tienes que abrir esos armarios conflictivos y con humedad y dejarlos abiertos de 30 a 60 minutos al día. Procura que en este tiempo, la ventana o la puerta de la habitación también esté abierta, pues así se favorece la circulación y renovación de aire.

2. Evita abarrotar el armario

Parece lógico, pero ¿cuántos de nosotros abarrotamos y apelotonamos ropa y otros enseres en los armarios de la ropa? De hecho, seguro que al abrir el ropero te cuesta encontrar las prendas que estabas buscando.

Lo más sencillo, será sin duda, almacenar ropa según la capacidad del armario y, ¡según lo que utilices! Por ejemplo, una de las premisas del método Konmari de Marie Kondo, es que solo te quedes con aquellas prendas que te hagan feliz y que te vayas a poner. Y no, no vale poner la excusa de que lo usarás como "pijama".

Lo ideal, según la gurú nipona, es tenerlo todo a la vista. Cuelga sólo la ropa que necesita ir colgada, como las camisas, chaquetas o vestidos de seda. Tener todo a mano facilita que esa prenda se utilice más a menudo.

Cómo evitar las humedades en los armarios: evita el abarrotamiento

Un armario abarrotado causa desorden y puede agraviar el problema de la humedad.

3. Elimina el moho

Si el problema es grave y encuentras manchas moho en tu ropa, ¡actúa! Si las prendas son de algodón y de colores, la solución más eficaz es que los sumerjas en agua caliente con vinagre blanco a partes iguales o con amoníaco diluido en agua (proporción: 1/10). Deja que las prendas enmohecidas reposen de 40 a 60 minutos y luego lávalos como harías de costumbre.

Si la ropa es blanca, la mejor solución será lavarlos con lejía o lavandina, bien a mano o en la lavadora.

Por otra parte, si encuentras una superficie llena de hongos, restriégala con un poco de agua oxigenada por 10 minutos. Pasado este tiempo, retira el agua oxigenada con la ayuda de un paño humedecido en agua y espera a que el armario esté completamente seco.

Revisa las paredes también. Si presentan manchas amarillentas o motas negras, debes cepillarlas con una solución de agua y lejía (lavandina o cloro) a partes iguales hasta retirar todo el moho de la pared.

4. Recurre al café

Las propiedades y usos del café y sus posos (restos) son ideales para acabar con la humedad y eliminar el desagradable olor que deja el moho en los armarios de la ropa.

Lo único que debes hacer es colocar el café en granos (molido o sus restos) en saquitos de tela respirables y ubicarlos en los armarios conflictivos. Es importante que la tela tenga "huequecillos" para que el café pueda hacer su mágico efecto.

Cómo evitar humedades en los armarios de casa

Otros de los 11 usos fantásticos de los posos o restos del café es que es ideal para repeler a los insectos y para eliminar el olor a tabaco de una habitación.

5. Recurre al bicarbonato de sodio

En numerosas ocasiones hemos hablado de los diferentes usos y propiedades del bicarbonato de sodio, uno de los limpiadores y blanqueadores más potentes y eficaces del mercado.

En el caso de los armarios y cajones, solo debes colocar el bicarbonato de sodio en saquitos o bolsas de tela y ubicarlos en los cajones y rincones donde más prospere la humedad.

Si no tienes bicarbonato de sodio, puedes recurrir a saquitos con 15-20 gramos de arroz. En esta última solución, ten en cuenta que debes cambiar los saquitos cada 10 días. De lo contrario, podrían servir de alimento a los gusanos blancos o larvas de las polillas, una plaga típica de de la cocina.

6. Utiliza tizas

Otra de las soluciones mágicas a la humedad de los armarios viene de la mano de las tizas. La tiza, la que se usa para escribir en la pizarra, tiene propiedades que absorbe la humedad de la estancia en donde se encuentren.

Para ello, solo debes colocar 4 o 5 tizas en bolsas de tela fina agujereada o en un malla e introducirla el saquito en el lugar de mayor humedad. No solo eliminarás el mal olor de la ropa afectada y del armario, sino también que evitarás que la humedad continúe expandiéndose por otras superficies como paredes o por tu ropa.

Soluciones naturales para eliminar la humedad de los armarios y roperos

Ten presente que debes cambiar la bolsita de tiza cada tres meses para que las nuevas tizas puedan absorber la humedad.

7. Usa carbón vegetal

Es posible que hayas oído que el carbón vegetal es perfecto para acabar con la humedad de armarios y rincones que tienden la proliferación de hongos. ¡Es cierto!

Para ello, solo debes envolver o enrollar el carbón vegetal en papel de cocina y depositarlo en los cajones y rincones con moho. ¡Es una solución casi mágica!

Por último, te aconsejamos que, antes de guardar la ropa, compruebes que esté seca del todo. Si aún permanece húmeda, déjala secar y plánchala, especialmente en los meses de invierno, cuando es casi obligatorio tender la ropa dentro de casa.