Hogarmania.com
Hogarmania.com

Más

Gato de pallas, un felino adorable pero letal


Uno de los depredadores más letales y escurridizos que existen es también un felino con un aspecto adorable. El gato de pallas es un félido salvaje que se ha intentado domesticar sin éxito. Actualmente habita en Asia central y tiende a esconderse en cuevas cuando no está cazando. Su pelaje está preparado para camuflarse en las rocas y poder cazar.

El manul o gato de pallas es un felino salvaje que habita en los cofines fríos de Asia central. Fuera de su hábitat natural, sólo puede ser observado en zoológicos. Aunque no ha sido declarado en peligro de extinción, hay zonas en las que antes estaba presente en las que ya ha sido declarado extinto, como en Armenia, por lo que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza lo considera una especie "casi amenazada" en su hábitat.

Características del gato de pallas

El gato de pallas es similar a otros gatos, pero con un mayor tamaño. Pesa comúnmente entre 2 y 5 kg y mide hasta unos 65 cm, con una larga cola de punta negra que oscila los 21-31 cm de longitud. Su pelaje, para aguantar las temperaturas más bajas, es largo y denso, con una coloración gris y tonalidades amarillentas y rojizas.

Se les conoce por tener un cuerpo rechoncho y unas patitas cortas, que apoyan sobre su cola para mantenerlas protegidas del frío. La cabeza es de tamaño pequeño y los ojos anchos, los cuales están rodeados de una franja blanca y, a diferencia de los demás gatos salvajes, se contraen en forma circular y no alargada.

gato de mallas

Viven en las estepas de Mongolia, Siberia y el Tíbet ven lugares de gran altura (puede vivir hasta a 5.000 metros sobre el nivel del mar, aunque su hábitat más común se sitúa en las estepas ubicadas a unos 3.000 metros de altura) y frío extremo. Sobre su personalidad o carácter, hay que decir que el manul o gato de Pallas es un mamífero hosco, solitario y que intenta evitar cualquier contacto con los humanos.

Las hembras dan a luz en madrigueras de las rocas o de otro tipo y los recién nacidos, que nacen ciegos como otros gatos, se mantienen en ellas hasta 2 meses aproximadamente. Cerca de los 5 meses de vida, un gato manul inicia sus actividades de caza.

Carácter del gato de pallas

Sobre su personalidad o carácter, hay que decir que el manul o gato de Pallas es un mamífero hosco, solitario y que intenta evitar cualquier contacto con los humanos. Se alimenta sobre todo de conejos de las rocas y roedores, aunque también puede comer aves, pequeñas marmotas, reptiles e incluso bayas pese a que es esencialmente carnívoro y uno de los cazadores más letales de la estepa.

En posición de ataque, todo su pelo se eriza, por lo que pierde la forma grácil que generalmente distingue a los felinos mayores.

En cautiverio, estos animales pueden vivir hasta 12 años. Generalmente, los periodos de gestación de las hembras duran entre 4 y 5 meses, después de un periodo de apareamiento primaveral. A pesar de ser una especie fascinante, no se tiene mucho conocimiento de su comportamiento y conductas, más allá de que es un animal huraño que prefiere llevar una vida en soledad.

gato de mallas

Conservación del gato de pallas

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha establecido que su tendencia poblacional está en descenso. El desarrollo de ciertas actividades como la ganadería, áreas de cultivo y extensión de espacios urbanos fragmentan y alteran el hábitat de este felino de una forma importante.

Por otro lado, además de sus depredadores naturales como ciertas aves rapaces, lobos y perros silvestres, la introducción de otros tipos de perros domesticados y la caza directa de este gato afectan también su nivel poblacional.

Tags relacionados animales salvajes