Plantas

Jacinto, características y consejos para su cultivo

Jacinto, características y consejos para su cultivo

Autor:

El Jacinto es una planta bulbosa que se caracteriza por la espectacular fragancia de sus flores. Las flores son compactos racimos de pequeñas florecillas. 

Nombre común: Jacinto

Nombre científico: Hyacinthus spp.

Origen: Balcanes y Asia Menor

Familia: Liliáceas (Liliaceae)

Ubicación: Exterior e interior

Floración: Primavera

Luz: Luminoso

Temperatura mínima: 1 - 3 ºC

Temperatura ideal: 15 - 17 ºC

Riego: Moderado

Abono: Abono de floración

Descripción del jacinto

Tradicionalmente el Jacinto, además de como una planta bulbosa de jardín, se ha cultivado en interior, colocando el bulbo sobre un recipiente con agua. El bulbo comienza a enraizar, le salen hojas y en el centro de la roseta de hojas aparece la compacta flor. Hoy en día, lo más habitual es encontrar los jacintos cultivados en macetas y jardineras, comenzando a florecer a principios de primavera.

Riego del jacinto

Es importante asegurarnos de que nunca le falte agua, por lo que colocaremos el tiesto en un platito donde no falte ésta. Durante la floración la tierra debe mantenerse siempre húmeda.

Luz para el jacinto

Si colocamos el jacinto en un lugar fresco del hogar y no demasiado luminoso conseguiremos que la flor se vaya abriendo lentamente, y por lo tanto, dure más.

Floración del jacinto

Si se cultiva en exterior la floración se produce en primavera. Para interior, se pueden obtener bulbos forzados con floraciones invernales.

Consejos para cultivar el jacinto

Partimos de que el jacinto no nos va a durar mucho tiempo en flor, por eso hemos de intentar adquirir ejemplares donde la flor está empezando a abrirse, ya que si compramos uno con toda la flor abierta , en casa su duración será más breve.

El bulbo del jacinto no se naturaliza también como el del narciso, pero si tras la floración queremos salvar la planta, la trasplantaremos a un tiesto mayor con un sustrato bien abonado y lo colocaremos en la terraza, balcón o ventana. Las hojas seguirán creciendo y cuanto más grandes y verdes sean, más garantías tendremos de que el bulbo que queda bajo tierra alcance el tamaño suficiente para que al año siguiente nos sorprenda con una o dos flores nuevas.