Plantas

Cuidados de la hortensia

Cuidados de la hortensia

Autor:

En esta ocasión profundizamos un poco más en los cuidados de la hortensia, un arbusto que proporciona color y estructura en cualquier lugar.

Con sus grandes inflorescencias veraniegas de variados colores, las hortensias también exhiben decorativas espigas secas en otoño e invierno. La hortensia produce racimos redondeados de flores, mientras que la hortensia paniculata es de forma cónica. Los nuevos cultivos de hortensia son aún más preciados, pues la floración es más extensa.

El grupo de la Endless Summer es un buen ejemplo, con flores duraderas que parecen de confeti y un follaje otoñal rojizo. A las hortensias les gusta tener el sustrato húmedo, y debe cubrir las plantas con fibra de lana en primavera para protegerlas de las últimas heladas. A la mayoría también les sienta bien una poda anual, aunque el método dependerá de la variedad.

Poda de las hortensias

Deje las flores marchitar de la hortensia en la planta durante el invierno para que protejan los brotes nuevos que hay debajo. A mediados de primavera, use unas tijeras de podar para cortar los dos brotes superiores, los más duros. Para podar la paniculata, que florece a partir de los tallos del año en curso, corte las ramas a principios de primavera y déjelas todas a unos 25cm de la base. Si está muy tupida, elimine la cuarta parte de las ramas viejas en primavera.

Variedades de color

Las hortensias tienen matices rosas, rojos, morados, azules, blancos y verdosos. El color de las flores viene determinado por el sustrato. Las variedades rosas necesitan un suelo alcalino, mientras que las azules y las moradas requieren un compuesto ericáceo. Puedes consultar más variedades de hortensias en este artículo.

Algunos consejos sobre el riego

La tierra tiene que estar siempre húmeda y, en caso de que el agua de nuestra zona tenga mucha cal, regaremos la hortensia con agua de lluvia o, en última instancia, de botella. Si las tenemos en maceta necesitarán más agua, que podemos echar también en el plato de la maceta.