Economía

¿Qué hacer si el cajero no te da tu dinero?

¿Qué hacer si el cajero no te da tu dinero?

Podría ser un problema técnico o una estafa. El comparador bancario HelpMyCash.com nos explica cómo actuar.

Sacar dinero de un cajero automático es sumamente fácil. Introducimos la tarjeta, tecleamos el código secreto, indicamos el dinero que queremos retirar y listo. El cajero expulsará el dinero y la tarjeta o, al menos, así debería ser. Pero ¿qué ocurre si la máquina nos descuenta el saldo de nuestra cuenta corriente, pero no nos entrega el dinero que hemos solicitado? En ese caso, la clave es actuar con rapidez para recuperarlo y, siempre que sea posible, no abandonar el cajero, advierten los expertos del comparador de productos bancarios HelpMyCash.com.

¿Problema técnico o fraude?

Podría ser que el cajero no nos haya entregado nuestro dinero por un fallo informático o porque justo en ese momento no dispone de los billetes necesarios. Al fin y al cabo, las máquinas a veces fallan. En este caso, no debería ser complicado recuperarlo. Pero también podría ser que estuviésemos siendo víctimas de un fraude.

Black box, transaction reverse fraud, card trapping o skimming son solo algunos de los términos que hacen referencia a la amplia cantidad de estafas perpetradas en los cajeros automáticos.

El cash trapping es un tipo de estafa de la que podríamos ser víctimas sin saberlo cuando el cajero no nos da nuestro dinero, pero nos lo descuenta de la cuenta corriente. Básicamente, consiste en bloquear el dispensador de efectivo, ya sea con un elemento superpuesto en la parte externa del cajero o con un dispositivo interno, de manera que el dinero no salga. Una vez el cliente ha desistido, generalmente con la idea de que se trata de un problema técnico, los estafadores acuden al terminal y recogen el dinero atrapado.

Retirar el efectivo

Desde la Asociación Europea para las Transacciones Seguras (EAST por sus siglas en inglés) explican que los dispositivos de captura externos, por ejemplo una trampilla, se montan y se desmontan antes y después de cada transacción, mientras que los dispositivos de captura internos son capaces de recolectar el dinero de varias transacciones sucesivas.

Precisamente, en diciembre de 2018 la Guardia Civil lanzaba una advertencia a través de su cuenta de Twitter informando acerca de este tipo de prácticas y señalaba que si realizamos una operación bancaria correcta, pero el cajero no entrega el dinero, no nos marchemos, sino que comprobemos que la ranura no esté tapada, que llamemos a nuestro banco o proveedor de la tarjeta y que vigilemos a los buenos samaritanos que se ofrezcan a ayudarnos, podrían ser los estafadores.

Comunicar la incidencia

El primer paso que debemos seguir es notificar la incidencia. Para ello, podemos llamar por teléfono al servicio de atención al cliente de la red que opere el cajero automático (4B, Servired o Euro 6000). Todos los cajeros disponen de esta información en un lugar visible. Desde el servicio de atención al cliente de la red comprobarán si el cajero ha sufrido alguna incidencia e intentarán solucionar el problema. También podemos llamar a nuestro banco. Si, además, creemos que más que un problema técnico es una estafa, podemos llamar a la Policía.

Otra opción, aunque poco recomendable, si la incidencia tiene lugar durante el horario de apertura de la oficina, es indicarle el problema a un empleado de la entidad. No obstante, lo ideal es no abandonar el cajero automático, ya que en lugar de un error, podría ser una estafa y que los malhechores estuviesen esperando a que nos fuésemos para recuperar el dinero.

Cajero automático

Si se trata de un error técnico, lo más probable es que debamos esperar a que la entidad compruebe si al cajero automático le sobra dinero. Si es así, la entidad realizará el ingreso en la cuenta del cliente y en unos pocos días el dinero debería estar de vuelta.

No obstante, es importante anotar una serie de datos por si la situación no se solucionase y se tuviese que poner una reclamación posterior. A saber, el número del cajero automático afectado, la dirección de la sucursal en la que está situado y la fecha y la hora en la que tuvo lugar la incidencia.

Por otra parte, si se trata de un fraude, puede que el banco nos solicite una copia de la denuncia antes de reembolsarnos el dinero.

Reclamar al servicio de atención al cliente del banco

Si tras haber notificado el problema a la entidad o a la red encargada de gestionar el cajero no hemos obtenido una respuesta satisfactoria o la devolución se está demorando en exceso, podemos reclamar al banco, que tendrá un plazo de 15 días hábiles para contestar (las reclamaciones sobre servicios de pago deben responderse en un máximo de 15 días sea el reclamante consumidor o microempresa).

Pasado ese plazo y si el problema sigue sin solucionarse, podemos elevar una queja al Banco de España, que tendrá un plazo de hasta cuatro meses para fallar a favor del reclamante o del banco. En cualquier caso, la respuesta del BdE no será vinculante, pero si nos da la razón y el banco no rectifica, será un argumento más a nuestro favor en caso de acudir a la vía judicial (la última opción).

¿Qué hacer si el cajero no te da tu dinero?

Además