Hogarmania.com
Hogarmania.com

Más

Burro doméstico


El burro doméstico, que ha acompañado a la humanidad como fiel trabajador y hasta como fuente de alimentación, podría desaparecer. En México se considera una especie en peligro de extinción. Es un animal inteligente y sociable que se lleva muy bien con los humanos. ¡Salvemos la especie!

Mascota: Burro
Razas: En España se distinguen cuatro: el catalán, el zamorano-leonés, el mallorquín y el andaluz.
Familia: Equinos (Equidae)
Grupo: Perisodáctilos (Perissodactyla)
Origen: África

El burro o asno (Equus asinus) es un animal doméstico de la familia de los équidos. Pertenece al orden de los perisodáctilos, donde también se engloban los caballos, los rinocerontes y los tapires, animales ungulados caracterizados por tener pezuñas en lugar de dedos.

Historia del burro doméstico

Desciende del burro africano salvaje (Equus africanus). Su domesticación se llevó a cabo hace 6000 años en el Norte de África y desde entonces han sido utilizados principalmente para trasladar cargas, sobre todo en el sector agrícola, en Europa y Asia occidental. Los estadounidenses también los utilizaron como animales de carga en las zonas mineras durante el siglo XIX, hasta la aparición del tren de vapor.

Con la llegada de la industria, la maquinaria agrícola fue sustituyendo las funciones del asno y hoy en día sólo se conserva su utilidad original en países en vías de desarrollo. En los países industrializados se ha convertido en un reclamo turístico o en animal de compañía. Se encuentra en peligro de extinción desde hace algunos años.

burro

Rasgos físicos del burro doméstico

El burro es más pequeño que el caballo, aunque en proporción su cabeza es más grande y la crin más dura. Sus largas orejas servían a sus antepasados salvajes para perder calor y soportar mejor la vida en el desierto. El color de su espeso pelaje es bastante variado: gris ceniza, negro, blanco, castaño.

A pesar de algunas creencias, esta especie ha sido desde hace mucho tiempo un símbolo de nobleza, fuerza y trabajo arduo.

El tamaño y el color determinan las distintas razas de asnos. En España se distinguen cuatro: el catalán, el zamorano-leonés, el mallorquín y el andaluz.

burro doméstico

Comportamiento del burro doméstico

El burro procede de climas desérticos, por eso destaca su resistencia a las altas temperaturas y a la sequía. Por la misma razón no aguanta el frío ni la humedad. Su destino como animal de carga se debe a su fuerza y agilidad, ya que puede recorrer largos caminos, incluyendo los más difíciles y escarpados.

Tiene el olfato y la vista muy desarrollados, al igual que su instinto de conservación que no le permitirá realizar ninguna tarea contraria a sus intereses. Son inteligentes, siempre dispuestos a aprender, pacíficos y amigables con las personas. Está dotado de buena memoria y recuerda los lugares donde ha estado con facilidad.

A diferencia de los caballos y las cebras, los burros no están acostumbrados a vivir en manada. Sin embargo, por su alta sociabilidad, no es recomendable tener un sólo burro, porque afectaría a su salud mental. Es mejor tener un mínimo de 2 burros que puedan hacerse compañía.

Necesitan ejercicio diario, y lo disfrutan mucho. En verano, lo harán encantados, pero en invierno debemos animarles a salir y ejercitarse.

burro

Cuidados del burro doméstico

Es importante que el burro realice revisiones veterinarias de forma periódica, ya que si bien es un animal fuerte y resistente necesitará los siguientes cuidados:

  • Se le deberá administrar anualmente la vacuna contra el tétanos, la gripe y el moquillo.
  • Según el área geográfica puede ser necesario administrarle otras vacunas.
  • Las heces del burro deben analizarse periódicamente para descartar la presencia de parásitos intestinales.
  • El veterinario deberá revisar periódicamente los dientes del burro para descartar cualquier alteración en el crecimiento.

Alimentación y cuidados del burro doméstico

El burro es herbívoro, se alimenta de plantas, hierba y arbustos. Aunque puede comer cualquier materia vegetal, incluidas las más duras, preferirá la hierba y el heno. La mejor comida es la natural y además le encanta pastar. Puede hacerlo libremente aunque sin excederse, ya que gana peso con rapidez y no lo pierde fácilmente.

En invierno, cuando no pueda acceder a los pastos, hay que reponer los alimentos y limpiar la zona a menudo para evitar contaminaciones. También es muy importante que el agua esté limpia, de lo contrario no la beberá.

Los burros son muy resistentes al calor, pero no soportan las bajas temperaturas ni la humedad que se filtra por su pelaje. En tal caso, necesitan un lugar donde resguardarse, como un cobertizo o un establo, si no pueden enfermar de neumonía o bronquitis.

Es muy longevo, puede vivir más de 40 años.

Tags relacionados animales domésticos