Rostro

Qué son los boosters y por qué incluirlos en tu rutina de belleza

Qué son los boosters y por qué incluirlos en tu rutina de belleza

Un producto que, combinado con otros tratamientos faciales, da como resultado un rostro mejorado y en perfecto estado.

Los boosters, también conocidos como activadores de belleza, son potenciadores que aumentan la eficacia y aceleran los resultados de cualquier tratamiento. Unos tratamientos de belleza que han irrumpido con fuerza en la rutina del cuidado de la piel.

Se trata de un concretado que optimiza las defensas de la piel, aumenta su capacidad para renovarse y potencia la acción de los productos cosméticos que se aplican tras su aplicación. Es un concentrado que se presenta en forma de gotero y que, en función de los principios seleccionados para su composición, lo aplicaremos para hacerle frente a la piel grasa o flacidez u otras imperfecciones.

Pero, ¿en qué se diferencia con respecto al serum?

El serum, un producto habitual en las rutinas de belleza, se caracteriza por tener una alta concentración de ingredientes activos y por su rápida absorción en la piel. A diferencia del booster, el serum tiene como objetivo hidratar las capas más profundas de la piel y eliminar los signos del cansancio y fatiga que se reflejan en nuestra piel.

El booster, por su parte, es un activador de belleza cuya concentración de nutrientes es más alta que la del serum y su acción en la piel es más específica. Se emplea para hacer frente a problemas como acné, rosácea y manchas.

Otra de las diferencias destacables del booster y el serum es que el booster no hidrata ni protege la capa externa de la piel porque el agua no está entre sus componentes. Se centra única y exclusivamente en potenciar desde las capas más profundas.

El booster es, en definitiva, un elemento que cubre nuestras necesidades específicas aplicando dos o tres gotas sobre la piel, mezclándolo con la crema hidratante o con una mascarilla para que la efectividad de estos productos sea mayor. En función de dónde se aplique y con qué producto se mezcle el resultado será uno u otro. Y tú, ¿ya lo has incluido en tu rutina de belleza diaria?

Además