Hogarmania.com
Hogarmania.com
PARTNERS Volvone

Ecología

¿Cómo hacer jabón casero?


Te enseñamos a hacer un jabón casero, paso a paso, con aceite reciclado y con aceites esenciales para aportarle un aroma único y 100% a tu medida. ¡Tan solo te llevará unos minutos!

¿Alguna vez te has preguntado cómo se elabora un jabón casero? Para hacer de tu hogar un lugar más respetuoso con el medio ambiente y para conseguir un poco más de ahorro en tu economía personal y familiar, te enseñamos a elaborar jabones caseros con aromas a partir de aceite usado y reciclado.

Seguro que tras la primera elaboración ya no volverás a comprar jabones comerciales. ¡Vamos!

Materiales necesarios para hacer jabón casero

Para esta tarea vas a necesitar los siguiente objetos:

  • Un cubo o palangana de plástico
  • Un palo de madera para remover la mezcla
  • Moldes de plástico para el resultado final.

Ingredientes para hacer un jabón básico

  • 1kg de aceite usado.
  • 50gr. de cera virgen.
  • 135gr. de sosa cáustica (hidróxido sódico).
  • 338gr. de agua destilada.
  • Aceites esenciales.

Proceso para elaborar jabón casero

En una cazuela al baño maría tenemos que deshacer la cera en el aceite. Y en otra cazuela mezclamos la sosa cáustica con el agua destilada. Este paso es importante que lo realicemos en un ambiente muy ventilado. En el agua diluimos la sosa cáustica. Esta mezcla hará reacción y producirá calor por lo que tenemos que ser muy cuidadosos y esperar unas horas hasta que se enfríe. La sosa puede dañar la piel si entra en contacto con ella por ello tendremos que utilizar guantes y gafas protectoras.

Cuando tengamos esta mezcla, la echaremos en el aceite y moveremos con un palito. Nuestro movimiento tendrá que ser regular y siempre hacia el mismo lado porque de lo contrario podría cortarse el jabón. El proceso de remover durará unas dos horas, hasta que adquiera una consistencia cremosa. Si queremos que el jabón sea perfumado podemos emplear hierbas naturales o aromas y los añadiremos cuando tenga esta consistencia.

Es el momento de darle forma al jabón. Cuando la mezcla se haya espesado, échala en los moldes de plástico. Para que no se pegue el jabón al molde, este se puede enharinar o frotar con aceite. Dejaremos los jabones reposando hasta que se endurezcan. Si queremos que este proceso sea más rápido podemos meterlo al congelador.

Este jabón se puede utilizar para infinidad de usos y en caso de que queramos hacer un jabón especial para uso personal podéis leer estas otras recetas cómo la del jabón del jardinero de lavanda, el de manzanilla y caléndula o el limpiador de nim.