Salud

Cómo detectar y prevenir el asma en perros

Cómo detectar y prevenir el asma en perros

No somos los únicos que podemos padecer esta patología. Muchas de nuestras mascotas también se pueden ver afectadas por ciertos problemas en las vías respiratorias que les impidan respirar con normalidad.

Además, el asma suele afectar principalmente a los perros alérgicos. ¡Conoce cómo puedes detectarla y ayúdale a prevenirla!

El asma es una enfermedad respiratoria caracterizada por una inflamación crónica de los bronquios y pulmones que provoca una falta de respiración. Y aunque afecta al 10% de los niños, también pueden darse casos entre nuestras mascotas.

Niña durmiendo con su gatoPuede que te interese saber por qué los animales son buenos para reducir el asma en niños.

Los gatos, por ejemplo, suelen ser los más afectados debido a la exposición de varios elementos del hogar como el humo del tabaco, el humo de las chimeneas, los aerosoles de productos de limpieza e incluso la propia arena del arenero.

No obstante, al igual que los humanos, muchos animales también pueden tener asma a causa de las alergias al polen, a los ácaros del polvo, a plantas o a ciertas comidas especiales.

¿Puede un perro tener asma?

La respuesta es sí, aunque es poco frecuente, afecta solo a 1 de cada millón de perros. La razón se debe a su anatomía que es diferente a humanos y gatos, y es que tienen pulmones menos elásticos y no sufren los espasmos en los bronquios que provocan el asma.

Por otro lado, el porcentaje de asma es mayor en el mundo felino, que afecta a un 10% de los gatos. Los perros con síndrome braquicefálico o alérgicos suelen ser propensos a problemas respiratorios más agudos y crónicos, pero esto no significa que tengan asma.

El asma tienen un factor genético que puede derivar del desarrollo de una alergia respiratoria no tratada convenientemente.

Perro mirando de frente

¿Qué produce el asma?

Aunque se desconoce exactamente la causa, el asma se relaciona con una predisposición genética y agentes externos ambientales (polvo, polen, humo, ácaros..).

Los bronquios del animal reaccionan al alérgeno, se cierran, se inflaman y bloquean con mucosidad, dificultando el paso de aire corriendo riesgo de asfixia.

Perro tumbado en el sofá con su dueñaPuede que te interese este artículo sobre cómo actuar si tu mascota sufre un atragantamiento.

También puede ser derivado de alguna enfermedad respiratoria infecciosa como pulmonía o bronquitis.

¿Cuáles son los síntomas de asma?

El asma produce un estrechamiento de los bronquios, inflamación y exceso de producción de moco que origina los síntomas y la dificultad respiratoria. Estos se manifiestan en los perros de varias formas:

  • Respira con la boca abierta para facilitar la entrada del aire a pesar de no hacer ejercicio
  • Tiene mayor fatiga por falta de oxígeno
  • Tose bruscamente
  • Tiene sibilancias al respirar, es decir, silbidos agudos
  • Jadea sin parar
  • Realiza movimientos lentos
  • Tiene mucosidad matutina

Conviene vigilar los síntomas para tener controladas las posibles alergias y los problemas respiratorios y evitar que den lugar a reacciones más graves como los ataques de asma y asfixia.

Recuerda que si los pulmones de un animal alérgico están sometidos constantemente a la sustancia que le produce reacción pueden sensibilizarse y derivar en asma crónica.

Perro en el veterinario

¿Cómo se trata el asma?

El asma se diagnostica mediante análisis veterinario con auscultación, radiografía de tórax y análisis de sangre.

Cuando se producen ataques esporádicos se pueden aplicar broncodilatores que se aplican con inhaladores como los que se utilizan con bebés para abrir los bronquios y facilitar el paso del aire, e incluso también se puede realizar la terapia de oxígeno que ayuda al perro a recuperarse más rápido del ataque de asma.

En casos de asma crónica con ataques habituales puede necesitar medicación de por vida, ya que en caso de no tratarse y más aún si padece cardiopatía, aumentará el riesgo de asfixia.

Pero siempre lo ideal es realizar un tratamiento preventivo y evitar o reducir la causa que produce los ataques de asma.

Perro tumbado en el jardín

¿Cómo prevenir el asma?

Lo ideal para prevenir crisis de asma es evitar las sustancias alérgenas desencadenantes, ya que al reducir los ataques ayudaremos a que no se se vuelva crónico. Para ello conviene:

  • Eliminar el polvo y el humo del ambiente manteniendo una buena higiene en casa. Si tu perro es alérgico al polvo deberás extremar la higiene de casa para reducir el polvo y acabar con los ácaros. Pasa las aspiradora a menudo y mantén bien limpias y aireadas todas las alfombras y tapicería que acumulan partículas. Evita la sequedad ambiental, puedes colocar un humificador para reducir las partículas presentes el aire.
  • Evitar la exposición al polen. Si tu perro es alérgico al polen debes tener precaución y evitar sacar al perro a pasear en las horas y zonas en las que se genera mayor cantidad de polen, especialmente en temporada primaveral ya que este tipo de reacciones alérgicas aumentan en primavera.
  • No permitir que el animal tenga sobrepeso. Los problemas de obesidad y sobrepeso también pueden influir a la hora de tener cualquier enfermedad. Por tanto, es necesario que mantenga una alimentación adecuada y realice ejercicio diariamente con paseos y juegos.
  • Llevar un control con desparasitaciones. Es importante realizar desparasitaciones frecuentemente para evitar cualquier tipo de enfermedad en nuestra mascota. De echo, es aconsejable hacer un control mensualmente para una mayor eficacia de prevención.

Perro entre flores

Y si quieres ayudarle un poco más con la llegada del buen tiempo y las estaciones cálidas, no dudes en conocer los 7 cuidados para proteger a tu mascota durante primavera.