Hogarmania.com

Postres

Tarta tatín de piña por Eva Arguiñano: un postre casero rico y fácil de preparar


La repostera Eva Arguiñano elabora en Cocina Abierta un postre fácil y rápido que gustará a todo el mundo: Tarta tatín de piña, un postre casero, esponjoso y suave ¡increíblemente delicioso y exquisito! Será todo un éxito esta receta de tarta tatín: recordamos que se trata de una tarta al revés, es decir, para su elaboración la piña (u otras frutas) se ponen debajo y la masa encima.

Y ¿sabes que existe la opción de preparar una deliciosa tarta tatin salada de berenjena y pisto? No es un postre, pero es un primer plato espectacular.

Eva Arguiñano

Ver el programa completo de: Tarta tatín de piña

Tiempo de preparación: 25 minutos | Tiempo total: 50 minutos


Ingredientes (8 personas):

  • Para el caramelo:
  • 80 g de azúcar
  • zumo de 1/2 limón
  • Para la tarta:
  • 5 rodajas de piña en almíbar
  • 3 huevos grandes
  • 100 g de azúcar
  • 50 ml de almíbar de piña
  • 120 g de harina
  • 16 g de levadura en polvo
  • Para decorar:
  • 6 frambuesas
  • 20 grosellas
  • nata montada
  • hojas de menta

Elaboración de la receta Tarta tatín de piña por Eva Arguiñano:

Cubre un molde (apto para el horno) con papel de horno y resérvalo. Para el caramelo, pon el azúcar y el zumo de limón en una sartén. Calienta la mezcla a fuego medio hasta que el azúcar se funda y coja un color rubio. Viértelo al molde y deja que repose un poco hasta que se enfríe. Corta las rodajas de piña por la mitad y cubre la base del molde.

Tarta tatín de piña

Pon los huevos y el azúcar en un bol grande. Bate la mezcla con una batidora de varillas eléctrica hasta que blanqueen y doblen su volumen. Vierte el almíbar y sigue batiendo.

Tarta tatín de piña

Tamiza encima la harina y la levadura, y con una espátula mezcla los ingredientes con movimientos suaves y envolventes. Vierte la mezcla sobre las rodajas de piña.

Tarta tatín de piña

Hornea la tarta (horno precalentado - calor arriba y abajo con aire) a 180º durante 25 minutos. Retírala y deja que se temple.

Tarta tatín de piña

Para que sea más fácil desmoldarla, despega los bordes de la tarta con un cuchillo y voltéala sobre un plato. Decórala con frambuesas, grosellas, nata y unas hojas de menta.

Tarta tatín de piña

Consejos e información nutricional:

A la hora de comprar piña en el mercado o frutería:

A la hora de comprar una piña, ésta debe estar madura, ya que si está verde es posible que no pueda desarrollar en el hogar todo su sabor. Las piñas se siguen ablandando una vez cosechadas, por lo que tampoco resulta adecuado comprar un ejemplar que ya en el mercado esté demasiado maduro. Las hojas han de estar verdes y se deben rechazar los ejemplares con golpes. Al apretar la piña con los dedos, no se debe hundir bajo presión.

Otro indicador de que se encuentra en el punto adecuado de madurez es que la pieza se note pesada en relación con su tamaño. La calidad se puede apreciar por el olfato, ya que la piña de calidad presenta un olor dulce en la base.

También el color del fruto puede ser un indicativo del grado de madurez, aunque una piña que esté verde puede estar perfectamente madura siempre que la punta de cada escama presente un tono marrón.

La piña fresca favorece la digestión, ¿ocurre lo mismo con la piña en almíbar?

No, debido a que el tratamiento térmico al que se somete a la piña en conserva provoca la pérdida del efecto de la bromelina. La bromelina es una enzima que, al igual que la papaína en la papaya, tiene un efecto proteolítico (rompe las proteínas en trozos de tamaño más pequeño), por lo que es la responsable de la acción digestiva de la piña fresca.

Más recetas de tarta tatín en Cocina Abierta:

Tarta tatin de albaricoques

Eva Arguiñano nos enseña cómo hacer la popular tarta tatin de albaricoques con pasta filo para un resultado fino y crujiente, un postre al horno ideal para aprovechar esta fruta de temporada.

Tarta tatin de manzana con natillas de cardamomo

Bruno Oteiza elabora una receta de tarta de manzana con natillas de cardamomo: La tarta tatín es un postre tradicional de la cocina francesa. Su peculiaridad es que al contrario que en otras tartas, a la hora de cocinar, las manzanas caramelizadas se colocan debajo y la masa encima.