Hogarmania.com
Hogarmania.com

Objetos

Cómo limpiar y esterilizar biberones, tetinas y chupetes


La higiene de los biberones, tetinas y chupetes es muy importante porque, tras su uso reiterado, pueden acumular residuos perjudiciales para el bebé, sobre todo en las comisuras de la tetina y su mecanismo de cierre.

Saber cómo esterilizar los biberones y chupetes es uno de los primeros pasos que los futuros padres y madres deben dominar a la perfección. Descubre cómo hacerlo de forma rápida, sencilla y muy segura.

Uno de los aspectos fundamentales de aprender a ser madre o padre es saber cómo alimentar al bebé de forma segura. Y en esta acción cobran especial relevancia los biberones (mamilas), las tetinas y los chupetes.

Para evitar algún que otro susto, es conveniente saber cómo limpiar un biberón, cómo esterilizar una tetina y cómo almacenar estos objetos que, básicamente, son la herramienta con la que alimentamos al bebé en sus primeros meses de vida.

Además, es necesario que sepas que la labor de limpieza y esterilización comienza tras la compra del primer biberón o chupete.

Cómo limpiar un biberón

La forma clásica de limpiar los biberones es con agua caliente y jabón pH neutro. Pero, ahí no acaba la labor de limpieza. Para que nuestro bebé se alimente siempre de forma segura, es necesario esterilizar la tetina, también conocida como "mamila".

Para esterilizar un biberón (y sus componentes) de forma casera se deben seguir estos pasos:

  • 1. Desmonta todas las piezas del biberón y límpialos con agua y jabón. Utiliza una escobilla de cerdas suaves. Limpia también los chupetes.
  • 2. Pon agua a hervir. Llévalo a ebullición.
  • 3. Sumerge el biberón, la tetina y los chupetes en agua hirviendo durante 10 minutos. Las altas temperaturas mataran todos los gérmenes y bacterias.
  • 4. Asegúrate de que las partes no se chocan entre sí para evitar deformaciones y daños.
  • 5. Extrae las piezas del agua, sécalas con un paño limpio o deja que se sequen al aire. Almacénalos en un lugar seco, fresco y lejos de recipientes con comida.

Cómo limpiar y esterilizar biberones, tetinas y chupetesSi optas por lavar el biberón en el lavavajillas también tienes que esterilizarlo, puesto que las temperaturas alcanzadas en este electrodoméstico no son suficientes para acabar con los gérmenes y bacterias.

Esta forma tradicional de esterilizar biberones está sobre todo recomendada para aquellos biberones de vidrio, pues hay quien desaconseja su uso para los envases de plástico.

Otra opción para esterilizar los biberones es utilizar un esterilizador eléctrico a vapor.

Cómo esterilizar biberones y chupetes en el microondas

Actualmente, se puede encontrar en parafarmacias, tiendas de bebes y grandes superficies un accesorio de plástico que permite esterilizar biberones y chupetes en el microondas (tiempo estimado: 4 minutos).

Aunque dependerá de las instrucciones de uso de cada modelo, por norma general estos esterilizadores funcionan con un depósito de agua que genera el vapor y la capacidad varía de uno, en los modelos más pequeños, a cinco biberones. Sin duda, esta opción es más rápida y cómoda que la tradicional olla.

¿Es realmente necesario esterilizar los biberones y chupetes tras cada uso?

Es conveniente esterilizar los biberones, tetinas y chupetes tras cada uso para aquellos bebés que corren riesgo de tener una infección gastrointestinal como los bebés prematuros, los bebés con un peso muy bajo o los bebés inmunodeprimidos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los chupetes deben esterilizarse sí o sí, ya que están más expuestos a fuentes de gérmenes.

Cómo limpiar y esterilizar biberones, tetinas y chupetes

¿Qué debo tener en cuenta al preparar un biberón o mamila?

La tarea de alimentar con seguridad al bebé comienza mucho antes de limpiar y esterilizar el biberón. Ten en cuenta que, de nada sirve hacer esta limpieza rigurosa si manipulas estos objetos con las manos sucias o en un entorno poco saludable.

Antes de preparar un biberón, sigue estas recomendaciones:

  • 1. Lávate siempre las manos con agua y jabón.
  • 2. Limpia y desinfecta la superficie en donde vas a preparar el biberón.
  • 3. Cuando vayas a limpiar el biberón, separa siempre las piezas y límpialas cada una por separado. Así te aseguras de eliminar todos los residuos y restos de leche.
  • 4. Seca los biberones al aire o con un paño limpio. Este paño debe estar única y exclusivamente destinada a esta labor.

¿Hervir o no hervir el agua para preparar los biberones?

Una pregunta muy habitual es si es realmente necesario hervir el agua para preparar las mamilas. Es un dilema que tiene dos respuestas posibles:

Respuesta 1: Hierve el agua siempre y cuando vivas en una zona en donde el agua tiene mucha cal o un sabor muy fuerte.

Respuesta 2: Hazlo siempre y cuando las condiciones higiénicas lo requieran. Desde la OMS (Organización Mundial de la Salud) sí recomiendan hervir el agua en todos los casos, además de que, puntualiza que en el momento de echar la leche en polvo, la temperatura del agua no debe ser inferior a 70ºC.