Objetos

Limpia y desinfecta el móvil de forma rápida y sencilla

Limpia y desinfecta el móvil de forma rápida y sencilla

El móvil es uno de los elementos tecnológicos que más utilizamos y cuyo uso es imprescindible para trabajar, comunicarnos e informarnos. Pero ¿corre riesgo de propagar infecciones y acumular gérmenes? La respuesta es sí.

Cómo cualquier otro objeto inanimado, los móviles también acumulan suciedad y gérmenes. Además, es el dispositivo que utilizamos con más frecuencia tanto dentro como fuera del hogar. De hecho, se estima que las personas revisan el móvil 96 veces al día e, incluso más.

Al ser un objeto que llevamos con nosotros a todas partes y que toca diferentes superficies, conviene crear un hábito de limpieza para este dispositivo. En este artículo te enseñamos a limpiar y desinfectar el celular.

Limpiar un móvil

Haz de la limpieza de tu smartphone una costumbre. Esto facilitará la higiene tanto personal como la de tu hogar. Te facilitamos una sencilla guía.

  • Apaga tu teléfono.
  • Retira la carcasa y todos los accesorios que contenga.
  • Prepara una disolución de agua tibia y jabón (puede ser la del lavaplatos). Luego, empapa un paño suave sin pelusa y pásalo por todo el dispositivo. Asegúrate de eliminar bien la grasa y suciedad que haya acumulado tu dispositivo. Haz hincapié en los botones y en las entradas y salidas de audio (son los agujeros por donde sale el sonido de tu móvil).
  • Si observas que esos agujeros han acumulado suciedad, hazte con un alfiler y envuelve la cabeza con un paño muy fino previamente empapado con agua y jabón. Podrás retirar toda la suciedad que se acumula en estos pequeños huecos.
  • ¡Limpia la carcasa! Las fundas son complementos que también acumulan suciedad, bacterias, virus y hasta hongos. Puedes hacerlo con el mismo paño con el que has limpiado el móvil.
  • Seca bien el móvil y sus complementos.

Desinfectar el móvil

Después de limpiar el móvil a conciencia, desinféctalo. Si tienes a mano toallitas húmedas que contengan un 70% de alcohol, perfecto. Pasa la toallita tanto por el teléfono como por la carcasa.

Si no dispones de toallitas, prepara una disolución de agua con alcohol etílico (el de farmacia). Con la ayuda de unas esponjas de algodón u otro paño suave sin pelusas, desinfecta tu smartphone y la funda.

En el día a día

La pandemia ha modificado radicalmente nuestra rutina. Desinfectar el móvil es una tarea muy necesaria -casi obligatoria-, para evitar que los gérmenes se acumulen y propaguen en tu celular. Recuerda, el móvil es un dispositivo que llevamos a todas partes y que consultamos con frecuencia. ¡Desinféctalo siempre que puedas!

  • Solución casera: En un bote de spray que ya no utilices, (puede ser el frasco de algún tónico o limpiador facial o incluso el pulverizador de algún bote de perfume vacío), vierte una disolución de alcohol etílico y agua. Podrás llevarlo contigo a todas partes y desinfectar el móvil siempre que sea necesario.

como-limpiar-y-desinfectar-el-movil

Otra opción es comprar desinfectantes y limpiadores de pantallas táctiles. En el mercado tienes varias opciones:

  • Limpiador de pantalla prehumedecido Mosslian. Estas toallitas no solo eliminan la suciedad, también desinfectan y puedes llevarlas contigo a donde quieras.
  • Limpiador en spray para todo tipo de pantallas: Este limpiador cuenta con valoraciones muy positivas y es apto para todos los dispositivos de tu hogar (Tablet, ordenadores, televisión, móviles, etc.).
  • Nuestra opción favorita, un limpiador de Ecomoits, un juego de limpieza de pantallas para TV, LCD, LED, ordenadores, tablets, smartphones, portátiles, teclados, lectores electrónicos.

Limpieza de auriculares

Los auriculares también acumulan suciedad, sobre todo la cera que desprenden los oídos.

El proceso será el mismo que con la limpieza del móvil. Primero, debes retirar la goma que recubre el auricular. Con agua tibia y jabón empapa un bastoncillo de algodón y retira toda la suciedad acumulada. Asegúrate de que el algodón no este muy mojado para no dañar tus auriculares.

Después de limpiarlo, sécalo bien. La frecuencia de limpieza depende del uso, pero no es necesario que lo hagas a diario. Basta con una vez a la semana.

Además