Hogarmania.com

Cocina

Alternativas a las cremas de cacao comerciales


Este artículo está dedicado especialmente a ti, amante de la Nutella y la Nocilla. A partir de ahora, ya no tendrás que reprimirte cuando quieras terminarte el bote de crema de cacao entero.

O, todavía mejor, no tendrás que guardarlo fuera de tu vista para no caer en la tentación. ¡Echa un vistazo a lo que nos cuenta Clàudia Riera!

Lo tenemos que reconocer, las cremas de cacao y avellanas son un auténtico placer del que es imposible cansarse. El problema está en que estos productos no están, precisamente, en el ranking de los alimentos más saludables... Sino más bien, todo lo contrario.

El azúcar es su ingrediente principal, además de una buena cantidad de grasas que no contribuyen a mejorar la calidad del producto. Por esta razón, las cremas de cacao comerciales se categorizan al mismo nivel que la bollería industrial y, por lo tanto, deben consumirse de manera ocasional. Pero, como sabemos que esto es difícil queremos ayudarte.

¿Qué llevan las cremas de cacao industriales?

Primero de todo, vamos a disertar la composición de estos productos para encontrar qué ingredientes saludables contienen. De este modo, podremos elaborar cremas de cacao caseras incluyendo los alimentos saludables de las recetas industriales, y eliminando o sustituyendo los ingredientes de consumo moderado.

De todos modos, no busques en estas cremas de cacao alternativas un producto ligero y super bajo en calorías, porque no es así. Pero, al menos, sus ingredientes son de mucha más calidad y saludables que las opciones comerciales.

El alimento que debemos poner en valor son las avellanas, puesto que son un fruto seco rico en minerales y vitaminas. Aunque su consumo no puede ser abusivo porque son muy calóricas.

El otro ingrediente saludable de la lista es la leche, gran fuente de nutrientes. Por último, está el cacao en polvo desgrasado, que si es puro y de calidad también es un buen producto (siempre que el consumo no sea abusivo).

Por lo tanto, está claro que los ingredientes que se tienen que sustituir o eliminar son el azúcar y la manteca de palma. Vamos a ver de qué maneras es esto posible.

A base de dátiles

La de dátiles es, quizá, la versión más extendida de crema de cacao casera y saludable. Obviamente, los dátiles son el alimento que le proporciona el dulzor y, por tanto, que sustituyen al azúcar.

Dátiles

Para su elaboración, primero, debes triturar avellanas tostadas (100 gr.), después añadir aceite de coco (50 gr.), un poco de agua y mezclar hasta conseguir una textura cremosa. El paso del aceite es opcional, ya que, cuando trituras las avellanas, éstas ya desprenden su propio aceite y, dependiendo del punto de cremosidad que busques, puede ser suficiente.

A continuación, tienes que añadir el resto de ingredientes: los dátiles triturados (tantos como quieras según el dulzor deseado) y cacao puro 100% (30 gr.). Si quieres un sabor más suave siempre puedes añadir un vaso de leche del tipo que quieras (bebida vegetal o animal).

A base de aguacate

Esta es una receta de aprovechamiento estupenda para sacarle partido al medio aguacate maduro que tenemos en la nevera. Para ello, necesitas este medio aguacate, 40 gr. de avellanas tostadas, 30 gr. de miel (si lo prefieres puedes utilizar dátiles), 30 gr. de cacao en polvo y 10 gr. de la leche que quieras.

El procedimiento es el mismo que en el caso anterior, empezando siempre triturando las avellanas hasta obtener una crema de cacao deliciosa.

A base de crema de frutos secos o de tahini

Esta es la crema de cacao casera más purista que puedes hacer, ya que solo consta de 3 ingredientes: crema de frutos secos (unos 100 gr.), aceite de coco (2 cucharaditas) y chocolate fundido del 85% (unos 50 gr.).

Esta crema de cacao es fantástica para aprovechar el medio bote de crema de frutos secos que hemos aburrido, pero que no queremos desperdiciar. En este caso, solo tienes que derretir el chocolate junto con el aceite de coco e incorporar la mezcla al mismo tarro de crema de frutos secos. ¡No tienes ni que buscar el recipiente!

La gracia de esta receta es que consigues resultados diferentes en función de la crema de frutos secos que utilices. Por ejemplo, si utilizas de almendras, la textura será más líquida.

Con crema de cacahuete el sabor es muy bueno, pero bastante intenso. La de anacardos es más suave, mientras que con la crema de avellanas consigues un resultado similar al de la Nutella. Una alternativa también saludable es utilizar tahini, es decir, pasta de sésamo.

Crema de cacahuetes

Si con estas mezclas el sabor te resulta demasiado intenso, puedes rebajarlo con una cucharadita de miel, o bien utilizando un cacao de menos intensidad, por ejemplo, del 72%.

Conservación

Estas cremas de cacao caseras duran unas dos semanas en buen estado. Guárdalas en tarros bien cerrados y dentro de la nevera.