Hogarmania.com
Hogarmania.com

Ecología

¿Cómo es la climatización por arquitectura activa?


La arquitectura pasiva o también conocida como Passivhaus intenta reducir al mínimo, o incluso anular el consumo de energías alternativas. Aunque se consiguen grandes aislamientos y ahorros con las diferentes técnicas de la casa pasiva, no se anula por completo la necesidad de aportación adicional.

Es entonces cuando cobra importancia la arquitectura activa.

Es por ello que la arquitectura necesita incorporar elementos activos para la climatización. Es decir, sistemas que aporten calefacción o refrigeración mediante energías tradicionales. Un sistema activo de climatización es aquel que está compuesto por equipos mecánicos, eléctricos o electrónicos que se instalan adicionalmente a la vivienda.

Estos sistemas se encargan de asumir la parte de climatización que es incapaz de aportar la arquitectura pasiva para asegurar un confort mínimo a los usuarios. Para hacernos una idea, desde los inicios del siglo XX, se ha potenciado la instalación de equipos para calefactar o climatizar las viviendas. Esto era así, principalmente porque la arquitectura no cuidaba los aspectos como el aislamiento, potenciar la iluminación natural, el aprovechamiento de la ventilación natural, y otros.

Sin embargo, desde hace unas décadas esto está cambiando. Así, las normas urbanísticas obligan a mejorar la eficiencia de las edificaciones para reducir el consumo de energías tradicionales.

De modo que, aunque necesitemos una bomba de calor, un aire acondicionado u otro sistema para cubrir los peores días de cada temporada, estos deben ser un complemento, no una necesidad.

Sistemas de apoyo a la arquitectura pasiva

Los sistemas de apoyo a la Passivhaus son aquellos que tradicionalmente se han instalado en nuestras viviendas. Sin embargo, se evita aquellos que consuman combustibles fósiles, para asegurar que la huella de carbono de la vivienda o edificación sea lo más reducida posible.

Debemos recordar que la huella de carbono de una vivienda no solo se contabiliza en su construcción, sino que también durante su uso y en su reciclaje, el día que se decide demolerla por antigua e ineficiente. Aunque esto último puede suceder después de 60 o más años.

Enumeramos los sistemas que se pueden añadir a una casa pasiva para completar su necesidad de calefacción o climatización.

✓ Calefacción con combustibles fósiles

Son las tradicionales calefacciones con calderas de gasoil o gas, combinados con un suelo radiante o radiadores. Tienen el hándicap de usar combustibles contaminantes, que debemos ir eliminando. Además, su utilización está restringida a las épocas de frío.

✓ Calefacción con combustibles de biomasa

Son las calefacciones que emplean calderas de pellets, astillas de madera u otros similares. Al igual que las calderas de gas, tienen la limitación de servir solo en invierno.

✓ Calefacción por bomba de calor

Es un sistema moderno que utiliza el principio de transferencia de calor de un foco a otro. La más empleada en bomba de calor de aerotermia. Además, gracias a su tecnología de ciclo reversible, la podemos aprovechar tanto en verano como en invierno.

Este es el motivo por el que la bomba de calor se ha convertido en un equipo de grandes prestaciones. Nos aporta agua caliente sanitaria, calefacción y refrigeración mediante diferentes complementos como, el suelo radiante, los fancoils o los radiadores de baja temperatura. Como valor añadido, se puede combinar con un suelo radiante refrescante.

Arquitectura activa: Sistemas de climatización

✓ Aire acondicionado

Son equipos que se diseñaron para aportar refrigeración durante el verano. Sin embargo, hoy en día, la mayoría de estos equipos son reversibles, es decir, disponen de los que se ha llamado bomba de calor de aire acondicionado, para calentar el aire en invierno.

Como punto en contra, su climatización no es tan confortable como un equipo de aerotermia combinado con un suelo radiante.

Sistemas de ventilación de apoyo

Para asegurar que la calidad de aire interior cumple con los mínimos que exige el CTE, se instalan diferentes tipos de equipos, aparte de la ventilación natural que aporte la arquitectura pasiva.

✓ Ventilación forzada

Es habitual disponer de ventiladores o extractores que aseguran un mínimo de ventilación en la vivienda. Por lo general, se instalan en las habitaciones húmedas, y entre ellas, en los aseos y baños sin ventanas.

✓ Ventilación con recuperación de calor

Son equipos que garantizan una ventilación mecánica, similar a los tradicionales extractores. Sin embargo, se les ha dotado de la moderna tecnología para intercambio de temperatura. Se conocen técnicamente como recuperadores entalpicos y su función es asegurar la renovación del aire interior, pero aprovechando la temperatura que le hemos aportado mediante la climatización.

Algunos modelos también son capaces de medir la humedad para aportar o retirar parte de ella si se superan unos niveles, tanto por arriba como por abajo. Todo orientado a que el confort de las personas sea máximo.

Arquitectura activa: Recuperador de calor

Apoyo en la generación de energía

Como elemento adicional para convertir una vivienda en totalmente pasiva, podemos instalar elementos de generación energética, tanto calorífica como eléctrica.

✓ Paneles solares térmicos

Son un sistema genera agua caliente, tanto sanitaria como destinada a la calefacción. Aprovecha la los rayos del sol para calentar un fluido a base de glicol, que calienta agua en uno o varios depósitos.

✓ Colectores fotovoltaicos

Son la opción más utilizada en la actualidad, proporcionando cierta independencia de la red eléctrica o incluso total, si lo deseamos. Se encargan de generar la electricidad que la vivienda pueda necesitar.

Hoy en día, la opción más elegida dentro de la gran variedad de estas instalaciones, es sumarse al autoconsumo fotovoltaico. En este sistema, estamos conectados a la red y hacemos un intercambio eléctrico con ella.

✓ Aerogeneradores domésticos

Son equipos similares en función a los paneles fotovoltaicos, sin embargo, generan la electricidad gracias al viento.