PARTNERS Volvone

Cocinas y baños

Eliminar moho de la bañera

Eliminar el moho del cuarto de baño no es solo una cuestión de estética. La presencia de bacterias y moho en la bañera es un peligro para la salud. Por ello, te damos dos soluciones muy eficaces para quitar el moho de tu bañera y azulejos.

Si limpiamos el cuarto de baño de forma regular será sencillo y rápido eliminar el moho y las manchas de humedad. Para ello debes utilizar un producto específico, sobre todo cuando las manchas se han formado hace tiempo, que puedes encontrar en droguerías o grandes almacenes.

Los mejores productos para eliminar las bacterias y el moho de las superficies son: la lejía y el amoniaco liquido. Estos productos nunca deben mezclarse y utiliza guantes cuando lo manipules.

  • Consejo: Procura utilizarlos por separado y siempre con agua tibia o fría.

Después de limpiar la bañera correctamente según las instrucciones uso, trata las juntas donde esté la humedad. Procura limpiar tu cuarto de baño y todos los objetos con frecuencia. Si no eliminas el moho, se acumulará y será más difícil de quitar.

Eliminar el moho con lejía

Sin embargo, está no es la única solución. Una idea para acabar con el moho es utilizar un pulverizador con lejía, jabón y agua tibia. Una vez pulverizado tanto las juntas como los azulejos, verás como, poco a poco, va desapareciendo el moho. Después de dejarlo actuar, dependiendo de la suciedad, será más o menos tiempo, aclara y seca las superficies.

Eliminar el moho con amoniaco

Sigue un proceso similar al de la lejía. En un pulverizador, añade: un chorrito de amoniaco liquido y agua fría. Rocía la disolución en las partes dónde haya moho y deja que actúe de 10 a 15 minutos. Después, pasa una esponja o trapo y aclara con agua fría. ¡La superficie de tu bañera quedará como nueva!

Para evitar que el moho aparezca es importante que: tengamos una buena ventilación del cuarto de baño, hagamos una limpieza regular y evitemos dejar la ducha o bañera con restos de agua durante mucho tiempo. Pasar un trapo después de ducharnos para secar la superficie puede ser una buena idea.

Además