Hogarmania.com

Terrazas y balcones

Tradescantias purpureas para el balcón


Os proponemos la utilización de una planta muy resistente para vestir las ventanas y los balcones. Se trata de la planta tradescantia purpurea o tradescantia morada. ¡A continuación os contamos más sobre esta planta!


La protagonista absoluta del briconsejo de jardinería de hoy va a ser esta maravilla, una tradescantia que tiene las hojas moradas.

Una planta súper resistente que para balcones, desde luego, tanto al sur como al norte, va de maravilla.

Con unos recipientes rojos, por ejemplo, de tres en tres, queda muy bien pero, para hacer combinaciones utilizando como fondo o para conseguir contraste este color morado con las tonalidades rosas que hemos seleccionado, vamos a hacer una composición en esta jardinera espectacular.

Bueno, tenemos el sustrato que siempre tiene que ser de calidad, importante, porque las raíces respiran y, para que respiren bien, necesitan tener oxígeno en la base y, por eso tenemos que partir de un sustrato de calidad donde van a estar, no sólo ese aire para que las raíces respiren sino también los nutrientes que van a alimentar a la planta.

La tradescantia, en realidad, es una planta que necesita pocos cuidados. En ambientes secos va de maravilla.

Si la cuidamos, crece también como todo en la vida, pero el exceso de agua, no le va nada bien.

Vamos a plantar dos ejemplares en las dos esquinas de la jardinera.

Se nos han roto algunas ramitas de la tradescantia pero no las tiramos ya que estas ramas esquejan a la mínima, otra de las características y potenciales que tiene esta planta.

Es muy fácil de cuidar, es preciosa y se reproduce de forma muy sencilla. ¿Qué más le podemos pedir a una planta?

Vamos a meterle unos toques de rosa a las jardineras. En este caso, hemos escogido una surfinia rosa y unas mandevillas.

Colocamos una en la esquina y, luego, para darle un punto de verticalidad, ya veis morado, rosa rosa de medio porte porque

Las mandevillas tienden a ser enredaderas pero, estas variedades en concreto son muy compactas. Van muy bien en jardines y están siempre floreciendo.

Y para darle un poquito más de verticalidad en ese tono morado, vamos con el sisho o perilla de mankín, una planta que viene de Japón donde la comen en japón como si fuese perejil.

Metemos la última mandevilla o también dipladenia ya que estas campanillas así que las tenemos en blanco, rojo y rosa también se llaman dipladenia.

Ya está finalizada la composición en tonos morados como protagonista, en este caso, la tradescantia acompañada de otras flores rosas y combinación bonita.

Un poquito de blanco también quedaría bien. Por ejemplo, el Erysimum Mauve Bowles, podríamos sustituirlo por el shisho pero vamos a escoger más a la intensidad de ese color oscuro.

La tradescantia es una gozada de planta para hacer combinaciones y ella sola. ¡Resistente, fácil de reproducir, pocos cuidados y mucha elegancia!