Plantas

Espatifilo, cuidados para su cultivo

El espatifilo es fácil de cultivar y destaca por su verdor y atractivas flores blancas. Si quieres conocer todas sus curiosidades y cómo cuidarlo, no te puedes perder este artículo.

Autor: Jardinatis

Características generales:

  • Nombre común: Espatifilo, Bandera Blanca
  • Nombre científico: Spathiphyllum Wallasii
  • Familia: Araceae
  • Origen: América Tropical
  • Ubicación: Interior
  • Floración: Todo el año
  • Luz: Sol indirecto
  • Temperatura: Ideal de 16-21 ºC
  • Riego: En crecimiento y floración dos veces por semana o cuando la tierra no esté húmeda.
  • Abono: Durante la floración, cada 20 días

Descripción del espatifilo

El espatifilo, además de por su valor estético, es una planta que produce mucho interés porque ayuda a purificar el ambiente de los hogares. Tiene una gran capacidad de eliminar los contaminantes que se acumulan en nuestro hogar. Destaca por su elegancia, floración y resistencia, lo que lo convierte en una planta de interior obligatoria en todos los hogares.

La mata está compuesta por una serie de hojas de tamaño medio y color verde intenso brillante, y del pecíolo que une la hoja con la base de la roseta emergen puntualmente durante todo el año las características flores blancas en forma de espata. El contraste de la flor blanca sobre el fondo verde del follaje resulta muy elegante y decorativo.

Espatifilo

Luz, riego y humedad para el espatifilo

Exige bastante luz para poder crecer y florecer, aunque puede sobrevivir en zonas poco iluminadas. El sol directo amarillea y quema sus hojas. Requiere ser pulverizada con frecuencia para aportarle la humedad ambiental que demanda. La tierra ha de mantenerse siempre húmeda durante el crecimiento y, en invierno, se deben reducir los riegos, dejando que se seque la capa superficial del sustrato.

Consejos para el cultivo del espatifilo

El espatifilo es una de las pocas plantas de interior que florece durante todo el año. Cuando la flor comienza a marchitarse, hay que podarla dos o tres centímetros por encima de la unión con la hoja. Pasado un mes, el tallo que dejamos se habrá secado y entonces podremos tirar de él y extraerlo sin ningún problema de resistencia. De esta manera, induciremos una ininterrumpida floración.

Se recomienda trasplantar la planta año tras año a macetas más grandes, a medida vaya creciendo. La mejor época es a principios de primavera.

Además