Karlos Arguiñano en tu cocina

Romero para mejorar la digestión

Estamos ante un plato de elevada densidad nutricional, por lo que lo consideraremos plato único.

Las verduras que acompañan a la carne incrementan el aporte de fibra, vitaminas y minerales.

Las habas son legumbres y éstas deben estar presentes 2 veces por semana en nuestras dietas. Nos aportan fibra, hidratos de carbono, proteínas, fósforo, magnesio, zinc y hierro. Las legumbres secas pueden tener más proteínas que un plato de carne, aunque la calidad de sus proteínas es inferior. En la receta de hoy, sus proteínas se complementan con las proteínas de la patata, obteniendo así proteínas de calidad similar a las de la carne.

Las patatas aportan azúcares de asimilación lenta, indispensables para mantenernos con energía y de buen humor.

El romero ayudará a hacer mejor la digestión del plato, y lo colocamos junto con las verduras en la base de la pirámide. Las hierbas aromáticas deben estar presenten todos los días en nuestros platos, ya que ayudan a hacer la digestión, aportan sustancias antioxidantes y evitan el consumo excesivo de grasas y sal.

El aceite de oliva siempre debe estar presente en nuestros platos en su justa medida, 4 cucharadas al día para que no tengamos problemas con el peso.

La carne de zancarrón es una carne más fibrosa que cuesta más digerir, por eso es necesario cocerla primero.

Y para completar este menú, sólo nos falta nuestra ración de pan y un poco de piña de postre con una infusión de hinojo.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA:

Comida:

- Estofado de carne con habas y patatas
- Pan
- Piña
- Infusión de hinojo

Cena:

- Ensalada con frutos secos
- Pan
- Brocheta de frutas
- Leche