Plantas

Las camelias y sus cuidados

Las camelias y sus cuidados

Autor:

A continuación veremos toda la información básica necesaria sobre las camelias para poder cultivarlas y disfrutar de ellas.

Las camelias o camelios son unos arbustos que florecen en invierno y nos dan unas flores preciosas que, con toda seguridad, nos alegrarán el invierno. Empiezan a florecer a finales de diciembre y durante los tres meses siguientes, florecerán sin parar.

Distinguimos dos tipos de flores de camelias: las de flor simple, que tienen una doble vuelta de pétalos con los estambres a la vista, y las compuestas en las que los estambres no se ven, ya que los pétalos llenan la flor. Hay camelias de muchos colores, las blancas son muy bonitas pero también delicadas, ya que si cae una helada, el color blanco quedará completamente mustio.

Debemos prestar especial atención al cuidado de las camelias, para evitar que se queden amarillas y sin follaje. Para que estén verdes, frondosas, con un color verde intenso les procuraremos una tierra ácida y abono específico. También deberán estar a la sombra y con mucha humedad; de esta forma crecerán perfectamente.

A la hora de realizar un trasplante o plantación de camelia utilizaremos substrato especial para plantas de tierra ácida, como las hortensias o azaleas, que necesitan turbas especiales con un ph muy bajo. Mejoraremos la turba con un abono específico para plantas de tierra ácida. También tendremos cuidado con el agua de riego; si tenemos aguas duras, con mucha cal, no deberemos utilizarlas sin haberlas dejado reposar durante dos días.

Para tener asegurado el éxito de las camelias, añadiremos al agua de riego un abono específico para este tipo de plantas, una vez en primavera y otra en otoño. Las colocaremos a la sombra, protegidas del sol del verano y controlando que nunca se seque la tierra.