Pizza casera de pollo y verduras

Hola a todos. Vamos a preparar una deliciosa pizza casera de pollo y verduras totalmente casera. La masa de pizza se prepara con un día antes para que así nos salga más sabrosa y crujiente. Se prepara y se deja en frigorífico durante 24 horas. Así fermenta y queda más sabrosa al hornearla.
Ingredientes

Ingredientes para una pizza familiar: 

  • la masa hecha el día anterior (650 gr. aproximadamente)
  • 300 gr. pechuga de pollo cortada en tiras 
  • 3 tomates maduros triturados o de conserva al natural
  • medio pimiento rojo cortado en tiras anchas 
  • medio calabacín cortado en rodajas 
  • 200 gr. Mozarella rallada 
  • mezcla de orégano y albahaca 
  • pimienta negra molida 
  • 1 cucharadita de pimentón dulce 
  • sal 
  • 3 cucharadas aceite de oliva 
  • un huevo
Elaboración
La pechuga cortada en tiras se condimenta con sal, pimienta negra molida y un poco de la mezcla de orégano y albahaca en un bol. Se remueve bien. Luego se pone una sartén al fuego y se añade una cucharada de aceite de oliva.

Se deja a calentar y luego se echa la pechuga de pollo. Se deja unos dos minutos por cada parte a fuego moderado. Luego se saca en un bol y en la misma sartén se añade otra cucharada de aceite de oliva y se echan las rodajas de calabacín y las tiras de pimiento rojo.

Se saltean unos 3-4 minutos dándoles vueltas para que se hagan por las ambas partes. Luego se sacan en un plato y en la sartén se echa otra cucharada de aceite de oliva y cuando está caliente se echa el tomate triturado. También se le pone una pizca de sal, la mezcla de orégano y albahaca, un poco de pimienta negra molida y si os gusta un poco de ajo en polvo.

Se remueve bien para incorporar las especias y se deja a cocer 3-4 minutos a fuego moderado para que reduzca un poco el agua del tomate. Al final se añade el pimentón dulce, se remueve para incorporarlo bien y luego se apaga el fuego para no quemar el pimentón. Se aparta el tomate frito y se sigue con la receta.

La masa se saca del frigorífico y se espolvorea un poco de harina en la mesa de trabajo y luego se pone la masa y se extiende con la ayuda de un rodillo. Se le da la forma que tiene vuestra bandeja. Incluso la podéis extender con la mano porque como es elástica se trabaja muy bien.

Luego se coloca en la bandeja forrada con papel vegetal, se coloca bien y luego se le echa el tomate frito por encima. Se reparte bien por toda la superficie y a continuación se colocan las tiras de pollo presionando un poco para incorporarlo en la masa.

Una vez colocadas las tiras de polo se colocan las rodajas de calabacín y las tiras de pimiento. Con el huevo batido se va pincelando los bordes de la masa y con lo que queda del huevo se va repartiendo por encima de los ingredientes.

Al final se le pone el queso rallado por toda la superficie. Se lleva la bandeja al horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo. Se coloca la bandeja en la parte de abajo del horno para que la masa salga crujiente y que el queso se funda despacio y que no se queme.

Se hornea durante 30 minutos aproximadamente. Luego se saca y se corta en porciones a vuestro gusto. Se sirve bien calentita. Vais a ver que os va a resultar una pizza crujiente, jugosa y con un arroma espectacular. Espero que os guste mi idea y que preparéis vosotros también esta deliciosa pizza de pollo y verduras.