Bizcocho de limón (muy jugoso y tierno durante 7 días)

Una receta fácil que te va a encantar. Es un bizcocho con un sabor suave a limón y con una textura esponjosa, tierna y jugosa que aguanta hasta una semana tierno. Está hecho con ingredientes sencillos y económicos y vas a tener un bizcocho delicioso ideal para tomar con el café, en el desayuno o la merienda. No dejes de hacer esta receta porque seguro que la repetirás más de una vez.
Ingredientes
  • 6 huevos de tamaño mediano 
  • 250 gr. (1 taza) azúcar 
  • 450 gr. (3 tazas) harina de trigo común o de todo uso (harina 0000) 
  • 180 ml. (3/4 taza) aceite de girasol o semillas (un aceite de sabor suave o neutro) 
  • 225 ml. (1 taza) leche entera o semidesnatada 
  • 100 ml. (1/2 taza) zumo de limón recién exprimido y filtrado 
  • 23 gr. (11/2 cucharadas) levadura química o polvo de hornear 
  • la piel rallada de un limón grande 
  • molde redondo desmontable de 23 cm x 8 cm de alto 
  • papel de hornear en el fondo del molde 
  • azúcar glas o azúcar impalpable para decorar el bizcocho (opcional)
Elaboración
1.- Calentamos la leche hasta que este templada unos 40 grados aproximadamente, lo podemos hacer en el microondas o en un cazo, después añadimos la mitad del zumo de limón y mezclamos bien (enseguida veremos cómo se corta es lo que pretendemos), dejamos reposar durante unos 10 minutos.

2.- Batimos los huevos en un recipiente amplio con varillas eléctricas hasta que comiencen a formar espuma, seguido añadimos el azúcar en forma de lluvia y sin parar de batir y seguimos batiendo durante unos 10 minutos más o hasta que esté en punto de letra (es cuando dejamos caer un poco de batido y tarta unos segundos en desaparecer).

3.- Seguido añadimos el aceite y batimos a velocidad baja durante un par de minutos hasta que se integre bien, después añadimos la leche con limón, la mitad del zumo de limón que nos queda y la piel rallada de limón.

Seguimos batiendo a velocidad durante un minuto más o hasta que esté todo integrado y después paramos de batir y retiramos la batidora.

4.- Mezclamos la harina y la levadura química o polvo de hornear y la tamizamos en unas 3 veces directamente sobre el batido anterior, mezclamos con unas varillas manuales y movimientos envolventes hasta que no queden grumos y este integrado.

5.- Una vez la masa lista preparamos un molde desmontable colocando papel de horno en el fondo, vertemos la masa en el molde y lo agitamos un poco para que se reparta bien, hecho esto calentamos medio litro de agua aproximadamente.

Ponemos una bandeja o recipiente resistente al calor en la base del horno que ya estar precalentado y colocamos la parrilla del horno a media altura.

6.- Enseguida llevamos el bizcocho a hornear con el horno precalentado a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo, enseguida que colocamos el molde sobre la parrilla del horno vertemos el agua caliente en la bandeja que hemos colocado en la base (solo hay que hacer vapor no es un baño maría, el molde no va a estar dentro del agua).

Horneamos a la misma temperatura de 40 a 55 minutos o hasta que lo pinchemos y el palillo salga limpio.

7.- Una vez cocido el bizcocho lo retiramos del horno y los dejamos enfriar por 10 minutos sobre una rejilla, después lo desmoldamos y lo dejamos enfriar por completo sobre la rejilla, una vez frio lo pasamos a la bandeja de servir.

8.- Para darle un toque especial lo podemos espolvorear por encima con azúcar glas o hacerle un glaseado de limón (para hacer el glaseado ponemos 200 gramos de azúcar glas y un par de cucharadas de zumo de limón añadiéndolo poco a poco hasta que tenga consistencia de leche condensada.

Una vez que el glaseado está en el punto se vierte sobre el bizcocho y lo extendemos con una cuchara se deja secar a temperatura ambiente durante unas 3 horas y listo para disfrutar), la opción de glaseado o solo azúcar glas la dejo a vuestra elección.

¡Probadlo, os va a encantar!

Ir a la receta original: