Helado cremoso de mascarpone, chocolate blanco y coulis de frutas del bosque

Helado cremoso de mascarpone, chocolate blanco y coulis de frutas del bosque
Un helado casero y sin heladera, que seguro que repetirás en casa en más de una ocasión. Queda muy cremoso y de sabor muy rico, sin necesidad de ir cada cierto tiempo a romper los molestos cristalitos de hielo. Como en otras elaboraciones y si no te gusta las frutas del bosque, puedes acompañarlo del Coulis que más te guste... ¿Te animas?
Ingredientes

Para el helado:

  • 300 ml. de leche condensada
  • 250 gr. de queso Mascarpone
  • 200 ml. de nata líquida para montar (con un mínimo de 35% m.g.) 
  • 200 ml. de nata fresca extracremosa
  • 100 gr. de chocolate blanco
  • 1 cucharilla (de 1 ml.) de aroma de vainilla
  • Coulis de frutos del bosque (o mermelada)
  • nueces garrapiñadas

Molde 23 x 11 cm aproximadamente

Elaboración
Para el helado:
Montar con unas varillas todos los ingredientes bien fríos (menos el chocolate) hasta conseguir una crema ligeramente espesa. Dividir en 2 cuencos y reservar 1 en el congelador. Volver a dividir la mitad de la crema. En una mezclar 80 gr. de Coulis y en otra, 80 gr. de chocolate blanco derretido (el resto lo dejaremos para adornar).

Echar la mitad del helado de Mascarpone en el molde rectangular, la mitad de la crema de chocolate blanco, mitad de la crema de Coulis y un par de cucharadas de Coulis puro de frutos del bosque. Volver a repetir el paso anterior y con la ayuda de un palito de brocheta, mezclar un poco el helado para que haga vetas.

Decorar con el chocolate que nos quedaba, las garrapiñadas y frutillas del bosque. Tapar bien con papel film y guardar en el congelador 12 o 24 horas. Antes de consumir, dejar a temperatura ambiente unos 10 a 15 minutos, para poder sacar las bolas con más facilidad.