Karlos Arguiñano en tu cocina

Conejo para las personas con anemia, colesterol, tensión alta o estómago delicado

Conejo para las personas con anemia, colesterol, tensión alta o estómago delicado

Autor:

La nutricionista analiza el valor nutricional de la receta de Conejo asado con patatas de Karlos Arguiñano.

El conejo se encuentra dentro de las carnes blancas, carne magra, con poca grasa. 

El conejo nos aporta vitaminas del grupo B, siendo muy interesante la vitamina B12, que sólo se encuentra en los alimentos de origen animal. La vitamina B12 interviene en la formación de glóbulos rojos, previene y cura la anemia perniciosa, nos ayuda a aprovechar los nutrientes que introducimos a través de los alimentos e interviene en el desarrollo normal del sistema nervioso y en la formación de nuestro material genético.

También aporta hierro de fácil asimilación, aportando más hierro que la pechuga de pollo. Por lo tanto, el conejo es una carne interesante para las personas con diferentes tipos de anemia.

Sus proteínas son de calidad, completas y fácilmente asimilables por nuestro organismo, siendo muy importantes para mantenernos sanos, con un metabolismo correcto, y contribuyendo a mantener nuestras defensas en condiciones.

Por su alto valor nutritivo y su escaso valor calórico, es una carne recomendada en dietas para adelgazar.

Además, la carne de conejo es interesante para las personas con tensión arterial alta, ya que es una carne pobre en sodio y rica en potasio (diurético) y selenio (antioxidante que protege el sistema cardiovascular).

La naturaleza de las grasas presentes en el conejo no hace peligrar la salud cardiovascular, siendo una carne aconsejada para las personas con colesterol elevado.

Esta carne también se recomienda para las personas con ácido úrico elevado, ya que su contenido en purinas es escaso.

El conejo también es una carne apropiada para las personas con estómagos delicados, ya que se digiere con facilidad debido a que se trata de animales jóvenes cuya carne es blanda, por lo que se puede digerir sin problemas.

Además, es una carne que nos permite cocinarla con poca grasacomo en el caso de la receta de hoy, utilizando el horno y acompañada en esta caso del ajo y perejil. Estas dos hortalizas incrementan el aporte de vitaminas, minerales, antioxidantes y sustancias que protegen nuestro sistema cardiovascular.

La patata nos aporta hidratos de carbono en forma de almidón. Es muy importante utilizar técnicas culinarias que no aumenten excesivamente su aporte calórico

Las patatas acompañadas del ajo, perejil, aceite y pimentón se enriquecen en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que nos protegen del cáncer.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De primero tomaremos una ensalada para completar el aporte de vitaminas y minerales, y de postre una brocheta de frutas con un yogur.

Comida:

Cena: