Tarta de café y chocolate (fácil y sin horno)

Una tarta fácil y deliciosa que con ingredientes de poco costo vamos a disfrutar de una tarta irresistible como postre de una comida o cena con familia o amigos. Os recomiendo esta tarta por su sabor, textura cremosa y por lo fácil que es de hacer, además de que con ella pondréis la guinda a cualquier día especial.
Ingredientes

Ingredientes de la base: 

  • 150 gr. (11/2 tazas una vez molidas) 
  • galletas tipo relieve (pueden ser otras) 
  • 70 gr. (6 cucharadas) 
  • mantequilla sin sal derretida 
  • molde desmontable redondo de 20 cm x 4 cm de alto 
  • papel de acetato (puede ser papel de hornear)
  • papel de hornear en la base del molde

Ingredientes del relleno:

  • 500 gr. queso Mascarpone - 300 gr. (1+1/3 tazas) 
  • nata para montar o crema de leche para batir (tiene que estar muy fría) 
  • 200 gr. (2/3 taza) leche condensada 
  • 5 hojas de gelatina o 8 gr. de gelatina o grenetina en polvo 
  • 2 cucharadas de licor de almendra (puede ser ron oscuro) 
  • 2 cucharadas de café instantáneo 

Ingredientes de la ganache:

  • 100 ml. (1/2 taza) nata para montar o crema de leche para batir
  • 100 gr. (1/2 taza) chocolate con leche especial postres 
  • 20 gr. (1 cucharada) de mantequilla sin sal 
  • bolas de cereales bañadas en chocolate (para decorar, opcional)
Elaboración
Preparación de la base:
1.- Molemos las galletas con un molinillo eléctrico o dentro de una bolsa y aplastando con un rodillo hasta reducirlas a polvo, vertemos las galletas picadas en un recipiente amplio y seguidamente derretimos la mantequilla en el microondas o en un cazo, vertemos la mantequilla sobre las galletas molidas y mezclamos bien.

2.- Preparamos un molde desmontable colocando papel de horno en la base y una tira de acetato o papel de hornear por el lateral interior, vertemos la mezcla de galleta y la repartimos con una cuchara aplastando para que quede una base lisa y compacta, después la reservamos en la nevera al menos 15 minutos.


Preparación del relleno:
3.- En un recipiente amplio con abundante agua fría ponemos a hidratar las hojas de gelatina durante unos 5 a 7 minutos.

4.- Batimos la nata muy fría con varillas eléctricas hasta que este cremosa y que en la superficie se formen picos poco profundos, después la reservamos en la nevera para más a delante.

5.- Ponemos el queso mascarpone en un recipiente amplio y añadimos la leche condensada, batimos con las varillas eléctricas a baja velocidad hasta que sea una mezcla lisa, reservamos esta mezcla a temperatura ambiente para un poco más tarde.

6.- Mezclamos el licor con el café instantáneo hasta que se diluya y no queden grumos, escurrimos las hojas de gelatina del agua y las ponemos en un recipiente aparte, calentamos la gelatina en el microondas o baño maría hasta que estén liquidas sin que llegue a hervir.

7.- Seguidamente añadimos la mezcla de café a la gelatina y lo integramos bien, seguido añadimos un par de cucharadas de crema de queso a la mezcla de gelatina y mezclamos hasta integrar.

8.- Agregamos la mezcla de gelatina a la crema de queso y batimos con las varillas eléctricas a baja velocidad hasta que se mezcle bien, después repasamos con una espátula el fondo y los laterales del bol.

9.- Añadimos en un par de veces la nata montada a la mezcla de queso y café y removemos con movimientos envolventes hasta integrar, vertemos la mezcla en el molde y alisamos un poco la superficie, llevamos a la nevera unas horas hasta que cuaje.


Preparación de la ganache:
10.- Calentamos la nata hasta que hierva, vertemos la nata hirviendo sobre el chocolate picado y añadimos la mantequilla, dejamos reposar un par de minutos y después mezclamos bien, esperamos unos minutos para que le baje la temperatura a la ganache.

11.- Una vez que la ganache está casi fría a temperatura ambiente la vertemos sobre la tarta que ya está cuajada, movemos el molde un poco para que la ganache se reparta bien y la llevamos unos 10 a 15 minutos a la nevera, una vez que se ha cuajado ligeramente la ganache le ponemos la decoración para que quede fijada.

12.- Dejamos la tarta después de haberla decorado a nuestro gusto en la nevera durante unas horas, pasado el tiempo de reposo la desmoldamos y la colocamos sobre la bandeja de servir, retiramos el papel del lateral, alisamos con una espátula si es necesario y lista para disfrutar.

¡Probadlo, os va a encantar!

Ir a la receta original: