Mollejas de cordero a la plancha

Mollejas de cordero a la plancha
Vamos a consumir casquería de una forma fácil y rica. Os dejo unas mollejas de cordero a plancha que harán las delicias de niños y mayores.
Ingredientes

Qué difícil me ha resultado hacer esta receta. No se porqué
motivo, la casquería está cada vez más en deshuso. Y piezas como las mollejas,
son difíciles de encargar. He ido a varias carnicerías, y en muchas me han
dicho que no me las podían conseguir, directamente. Pero he encontrado una
donde, sin fecha de entrega, se han quedado con el aviso e iban a ver con sus
proveedores si podían conseguirla. ¡¡Y lo consiguió!! Era capricho de mi suegro
y estaba el hombre peor que una preñada con antojo.

Es verdad que no es plato de gusto para la mayoría, y que
tiene un público muy selecto. Cuando, sobre todo los niños, piden saber lo que
es, la cara que se les queda es todo un cuadro. Pero es recomendable que la
tomen por las propiedades nutricionales que tiene, y porque es una carne muy
tierna y jugosa. Es verdad que el contenido en colesterol que tiene toda la
casquería, y las mollejas en especial, hace un consumo muy limitado de las
mismas. Pero lo que os digo siempre: con moderación, procurando caminar todo lo
que podamos y llevando una vida sana, un día podemos sacar los pies del tiesto
y darnos un capricho. No solamente tienen colesterol: son muy ricas en fósforo,
siendo este mineral tan necesario para los dientes, huesos, piel y sobre todo,
el desarrollo de nuestro cerebro y la fortaleza física. También son muy ricas
en hierro de fácil asimilación (para prevenir anemias) y zinc. Y además tienen
muy poca grasas al ser un alimento muy rico en agua.  Así que no es que sea un plato para comer
todos los días, pero tampoco pasa nada porque las vayamos comiendo con cierta
frecuencia.

Hay que consumirla SUPER FRESCAS, así en mayúsculas.  Sino sabemos si nos va a dar tiempo a
prepararlas hoy o mañana, se congelan perfectamente. Hay otros alimentos que a
lo mejor no pasa nada dejarlo un día más en la nevera, pero con las vísceras,
hay que ser muy estrictos en ese aspecto. Yo las he preparado a la plancha
únicamente aderezadas con nuestro maravilloso aceite de oliva virgen extra,
nuestro #AOVE malagueño con su sello de calidad #SaboraMalaga como por ej, el
verdial que tenemos en la Axarquía.

Me callo ya para colgarme el delantal, me lavo las manos y
derechita a la cocina para enseñaros como prepararlas:

Ingredientes:

- Mollejas de cordero.

- Sal, laurel, pimienta molida, limón.

- Aceite de oliva virgen extra.

- Opcional: hierbas aromáticas.

Preparación:

- Hay quien deja las mollejas unas 2h en agua con hielo en
la nevera, para quitar la posible sangre que puedan tener. Incluso echan un
chorrito de vinagre o rodajas de limón. Yo las que compré, venían bastante
limpias en ese aspecto, y este paso me lo salté.

- Las mollejas vienen cubiertas con una tela blanca, y una
grasita blanca que hay que retirar, porque es muy incómoda de comer, como si
fuese un nervio.

- Una vez bien limpias, se pasan por el grifo de agua para
lavarlas. En una olla amplia, se pone bastante agua a calentar con sal, laurel
y pimienta negra molida (para que no sea sólo agua). Tenemos que hacer que agua
hierva.

- Añadir las mollejas y dejar el fuego fuerte, hasta que
vuelva hervir nuevamente. Ir quitando las espumas que puedan soltar.
Escaldarlas unos 3-5mnts aproximadamente (según la cantidad que tengamos).

- Escurrir de ese agua del escaldado, pasar por el grifo y
escurrir.

- En una plancha bien caliente con un poco de aceite de
oliva virgen extra, pasar las mollejas para hacerlas a la plancha. Salpimentar
ligeramente (algo habrán cogido en el escaldado) y procurar no hacerlas
demasiado, para evitar que se sequen demasiado.

- Servir en una fuente plana, espolvoreando un poco de
hierbas aromáticas (hierbas provenzales por ej), un chorrito de limón y un poco
de aceite de oliva virgen extra por encima.

- Se pueden tomar como aperitivo o servidas con una buena
ensalada bien completa.